La FIA le regala la victoria a Verstappen en casa de Ferrari

Verstappen vuela en todos los circuitos
Verstappen vuela en todos los circuitos

La carrera terminó con un coche de seguridad que benefició a Max en su lucha contra Charles Leclerc. Indignación general con el asunto

Alonso cortó así una racha de 10 carreras seguidas puntuando tras un fallo del motor Alpine

La Federación Internacional de Automovilismo (FIA) privó al público de un duelo entre Max Verstappen y Charles Leclerc por su lentitud en su toma de decisiones y a la hora de retirar el vehículo de Daniel Ricciardo. En Red Bull están incluso 'coloraos' por el biscotto que se vivió en el trazado de Monza.

El circuito de cabecera de Ferrari estaba preparado para vivir un duelo por todo lo alto entre los líderes de Red Bull y Ferrari con el segundo teniendo ruedas nuevas y frescas en lo que habría sido una reedición del final de la pasada temporada en Abu Dhabi con Lewis Hamilton siendo rebasado en la última vuelta por Verstappen.

En este caso, el holandés era la presa de un cazador Leclerc que esperaba adelantarle tras parar en boxes justo después de que Ricciardo dejase tirado su coche en medio de la pista a cinco vueltas del final. Los comisarios no fueron capaces de retirar ese coche en menos de 10 minutos haciendo que la carrera terminase tras el coche de seguridad.

"Había tiempo suficiente para correr. Lo siento por los aficionados", dijo el jefe de Red Bull, Christian Horner, quien no quiere alimentar ni el más mínimo atisbo de biscotto en favor de Verstappen, quien supera a 116 puntos. El holandés lo que sí logró fue terminar con su maldición en un Monza donde no había ganado antes.

Por detrás de los gallos, vimos a George Russell completar el podio y a Carlos Sainz y Lewis Hamilton remontar cada uno 14 posiciones para terminar cuarto y quinto de la carrera respectivamente. El madrileño demostró que Ferrari sí tenía más ritmo que Mercedes en esta carrera adelantando a voluntad a múltiples rivales en pista.

Fin a la racha de Alonso

Uno de ellos fue un Fernando Alonso que se quedó tirado por un problema del motor eléctrico de su coche. El asturiano peleó bravo y estuvo todo el tiempo en los puntos hasta que pasado el ecuador de la prueba el equipo Alpine le llamaba a boxes para que no volviese a salir a pista.

Alonso cortó así una racha de 10 carreras seguidas puntuando, aunque el asturiano se resignó a lo que le tocaba tras un fin de semana aciago donde no pudo aprovechar las penalizaciones de sus rivales y donde tampoco pudo hacer vuelta en la Q3 por saltarse los límites del trazado.

La Fórmula 1 se tomará un breve respiro con el Gran Premio de Singapur previsto para principios de octubre. Verstappen está en posición franca para convertirse en campeón matemático en la próxima carrera de haber un abandono de Leclerc y él ganar. Lleva ya cinco triunfos consecutivos y nadie puede pararle.