Las estrellas del fútbol que estarán en Tokio 2020

La Euro 2020 y la Copa América ya son historia, ahora lo que toca son los Juegos Olímpicos, donde algunos de los grandes futbolistas del planeta buscarán el oro

Nombres como Pedri, Dani Olmo, Dani Alves o Diego Carlos dan importancia a una cita olímpica que en fútbol a veces no tiene la repercusión que debiera.

Es cierto que en el mundo del fútbol los Juegos Olímpicos siempre han sido un poco maltratados. El Mundial, la Champions League, la Eurocopa, la Copa América... hay muchas competiciones por delante de la cita de las citas a nivel deportivo, pero hay países que se han tomado a Tokio 2020 muy en serio. De hecho, se han traído a algunos de sus mejores hombres.

España es uno de ellos. No ha dado descanso ni a Pedri ni a Dani Olmo, que han enlazado la Euro 2020 con los Juegos. Debutan en Japón con la selección olímpica y el objetivo está claro: llevarse el oro. La única duda es su estado físico, pero si consiguen estar bien, La Rojita dará mucho que hablar. España cuenta también con jugadores más contrastados como Marco Asensio, que quieren demostrar que deberían haber estado en la Euro.

Francia, por su parte, no ha empezado con muy buen pie en Tokio. Cayó por goleada ante México, pero se aferra a hombres como Camavinga para pensar que pueden hacer algo importante. El mediocentro es una de las joyas de la selección gala y es considerado por miles de aficionados como uno de los proyectos más importantes del balompié de Europa. Además, los gallos cuentan también con jugadores más experimentados como Gignac.

Otra de las selecciones que tienen mucha pólvora en sus equipos es la brasileña. Dani Alves, que fue el mejor lateral derecho del mundo durante muchos años, está en Tokio para dejar huella y el central del Sevilla, Diego Carlos, también. Dos jugadores con mucho nombre que dan glamour a la cita olímpica.

El último nombre que traemos tiene una historia extraña. Es el flamante fichaje de Tigres y está en Tokio 2020 defendiendo la camiseta francesa, con la que ya fue campeón del mundo en 2018. Tiene solo 28 años y, sin embargo, ya se ha marchado a una liga menor como es la mexicana.