Djokovic, ¿sin Grand Slam hasta Roland Garros 2023?

Novak Djokovic, en Roland Garros
Novak Djokovic, en Roland Garros

Suma, pero no sigue. Parece que su conquista en Londres no vendrá acompañada de más grandes... al menos hasta el verano que viene.

Djokovic se agarra a un clavo ardiendo

Novak Djokovic tiene ya 21 Grand Slams, a uno de Rafael Nadal, pero aún no sabe dónde podrá dar caza al español. Tras su victoria en Wimbledon, se le abre una pregunta clara: ¿Dónde va a poder volver a jugar?

Nueva York, entrada prohibida

Lo lógico sería que tuviera apuntado en la agenda el US Open, que comienza el próximo 29 de agosto, pero ahora mismo, con la legislación vigente, no puede ni entrar al país.

La ley no permite entrar a Estados Unidos a las personas sin vacunar y Djokovic, según sus palabras, no está vacunado ni planea estarlo. Esto deja al serbio a merced de un cambio en las leyes en poco más de mes y medio o, ante el improbable caso de que le den una exención médica.

Melbourne, otro problema

De no jugar el US Open, ni por lo tanto los torneos previos en suelo americano, Djokovic tendrá que apuntar al Abierto de Australia como la próxima opción para sumar el 22.

Sin embargo, en Melbourne tiene otro problema y es que le deportaron en enero y eso implica que podría tener vetada la entrada al país durante tres años.

Se desconoce si Australia, país que ya deja entrar a los no vacunados, le permitirá entrar, pese al asunto del visado en enero, o si se iniciará otro proceso legal que ponga en jaque su estancia en el país oceánico.

De no conseguir la luz verde, Djokovic podría no volver a jugar un Grand Slam hasta Roland Garros 2023, es decir, casi un año de espera.