Tu cara me suena, Carlitos

Pronto habrá banderas de Carlitos
Pronto habrá banderas de Carlitos

Carlos Alcaraz logró con 18 años el triunfo en el Masters 1000 de Miami consolidándose como el sucesor de Rafa Nadal en el tenis español

Pese a que muchos le han calificado como un 'mini-Nadal', Alcaraz tiene poco del tenista más laureado de todos los tiempos

A Juan Carlos Ferrero, entrenador de Carlos Alcaraz, le suena mucho esta historia. Cuando era uno de los mejores jugadores del planeta, allá por 2004, un chaval de 18 años le dejó fuera de uno de los partidos de su vida. Era la final de la Copa Davis y el capitán del equipo español Jordi Arrese decidió que ante el número uno de Estados Unidos debía jugar el por aquel entonces desconocido Rafa Nadal antes que el valenciano. Muchos se echaron las manos a la cabeza hasta que el manacorense demostró ese mismo empuje que este domingo exhibió Alcaraz para derrotar al nórdico Casper Ruud en el Masters 1000 de Miami y dar a España una 'ensaladera'.

Alcaraz era un bebé cuando ese partido se disputó en el estadio de La Cartuja, pero bien pronto vio el camino que siguió la fulgurante carrera de Nadal hasta los 21 Grand Slams. En esta historia, Ferrero nunca volvió a ser el mismo por culpa de las lesiones y el golpe psicológico que aquello supuso para él. Nadal despegó como el mejor tenista de la historia de España, mientras que 'Juanqui' se centró en su academia y en una joven perla que cazó con apenas 14 años. Ese era Carlitos, como todavía se puede leer en su bolsa de deporte.

El murciano hizo que Ferrero -quien viajó a Miami tras la muerte de su padre- creyese nuevamente en el tenis y en su capacidad para sacar un campeón adelante. Con apenas 15 años, Alcaraz se convirtió en el jugador más joven en ganar un partido en un Challenger y desde entonces no ha hecho más que crecer hasta conseguir este grandísimo resultado. Sólo en este 2022, el tenista ha derrotado a tres top-10 del circuito como Stefanos Tsitsipas, Matteo Berrettini o Casper Ruud para consolidarse como la sensación de la ATP ascendiendo hasta el puesto número 11 del ranking tras la última actualización.

Pese a que muchos le han calificado como un 'mini-Nadal', Alcaraz tiene poco del tenista más laureado de todos los tiempos. Carlitos es una mala bestia con los golpes planos, es atrevido con sus dejadas y es sólido en el juego en red. La gran similitud que guarda con el manacorense es su extravagancia física por encima del común de los mortales y que ambos comparten 1,85 de estatura.

A buen seguro que Ferrero y Moyá, los ídolos de principios de siglo del tenis español y curiosamente entrenadores de Carlitos el primero y Rafa el segundo, harán lo posible para que sus pupilos registren una temporada de tierra excepcional. Los dos exjugadores tenían estilos también bastante antagónicos que evitarán comparaciones futuras puesto que Alcaraz es un híbrido entre Federer y Roddick, mientras que Rafa no ha tenido clon posible en el circuito.

El tenis español debe estar de enhorabuena por esta aparición y Rafa Nadal no dudó en bendencirle en las redes sociales con un: "Muchas felicidades Carlitos por tu triunfo HISTÓRICO en Miami. El primero de tantos que van a venir, seguro". El manacorense sabe muy bien de lo que habla. A él también le suena esta historia.