¿Ha ganado algo Kyrgios? ¿Por qué tanta chulería?

Amado por unos y odiado por otros, el australiano es el díscolo del circuito, el tenista más "chulo" y el que no deja indiferente a nadie.

Kyrgios nunca ha jugado las semifinales de un Grand Slam

Para entender mejor el carácter de Nick Kyrgios hay que ir hasta sus inicios, cuando era un chico de Canberra que sufría 'bullying' por su peso. Pocos confiaban en que aquel niño se convertiría en un tenista profesional, pero Nick lo consiguió, dándose a conocer en Wimbledon 2014 cuando eliminó a Rafa Nadal.

Ya era un chico descarado, que le pegaba a la pelota por debajo de las piernas, que disfrutaba del momento y que no se achicaba ni ante la Catedral del tenis. Kyrgios supuso una especie de aire fresco en un circuito rendido al 'Big Three', con tres tenistas prácticamente impolutos.

Basket > Tenis

Su saque, su calidad, su falta de miedo... Estaba llamado a llegar muy arriba, pero siempre dio la sensación de que el tenis es algo secundario para él. Lo que siempre quiso ser es jugador de baloncesto. Un sueño que no ha sido bueno para él, ya que la práctica de este deporte daña sus rodillas.

Con los años, llegaron los primeros títulos. Se estrenó en Marsella y siguió en Atlanta, ambos de categoría 250. Su primer ATP 500 lo consiguió en Tokio en 2016, su año más prolífico, puesto que ganó tres títulos. Tuvo que esperar dos años, hasta Brisbane (250) para sumar el cuarto. Cierran su palmarés los ATP 500 de Acapulco (2019) y Washington (2019). Su final más importante fue la del Masters 1.000 de Cincinnati, en 2017, pero perdió contra Grigor Dimitrov.

En Grand Slams, su mejor participación son los cuartos de final de Wimbledon, en 2014, y en el Abierto de Australia, en 2015. En los últimos siete años, solo ha pasado a octavos de final en dos ocasiones. Su predilección por las canchas rápidas le ha llevado a despreciar la tierra batida y no compite en Roland Garros desde 2017.

Relaciones en la pista

Además, ha tenido encontronazos con muchos de los tenistas del circuito. A Nadal le pegó un pelotazo en la red en Wimbledon 2018 y no se disculpó. "Tiene muchos millones y Grand Slams, ¿por qué iba a disculparme?", dijo el australiano. A Novak Djokovic también le ha atizado, sobre todo recordándole que no ha conseguido ganarle nunca. Pese a esto, le ha apoyado en su cruzada para poder disputar este Open de Australia, lo que ha causado sorpresa en el mundo del tenis.

Con Roger Federer y Andy Murray siempre ha mantenido una mejor relación y la posibilidad de que el británico entrene a Kyrgios es una de las pocas que se vislumbran para que este pueda alargar su carrera. Y es que ya ha apuntado que no se ve muchos más años en el circuito. Kyrgios tiene 26 años, pero el tenis no es su ambición, una pena para uno de los grandes talentos jóvenes de los últimos años.

Este jueves disputará la segunda ronda del Open de Australia contra Daniil Medvedev.