La agonía de la mítica Copa Hopman

El torneo mixto más importante del calendario de tenis ha sufrido una serie de vaivenes en los últimos años que ponen duda su viabilidad

La Copa Hopman no se celebrará en 2024 después de resucitar en el calendario en 2023

En su día fue un bombazo. Hombres y mujeres de un mismo país formando equipo en pos de ganar un torneo fue una magnífica idea que llevó a cabo la Federación Internacional de Tenis (ITF), consiguiendo escapar de su histórica dependencia de la Copa Davis y la Copa Federación. En 1989 se celebró la primera edición de la Copa Hopman, reuniendo a las mejores raquetas del circuito durante tres décadas.

El evento se celebraba a principios de enero en la ciudad de Perth y era la antesala preparatoria para el Open de Australia. Se disputaba en pista dura techada siendo una magnífica puesta a punto para el primer Grand Slam de la temporada. Su palmarés habla por sí mismo.

Estados Unidos, con seis victorias, encabeza un historial donde encontramos a superpotencias como España y Suiza con cuatro triunfos. La Copa Hopman, a diferencia de los torneos de selecciones organizados por la ITF, no cuentan con los seleccionadores nacionales en la formación del equipo, sino que es la propia organización la que invita a los jugadores a participar.

La organización seleccionaba a los jugadores que quería para su evento disputando series al mejor de tres con un partido masculino, otro femenino y uno de dobles mixtos que podía decidir el punto definitivo de la eliminatoria. El torneo lo disputaban ocho selecciones dividas en dos grupos. El mejor de cada uno de ellos disputaba la final.

Una mala decisión

La Copa Hopman fue una cita fija en el calendario hasta que en 2019 quedó cancelada repentinamente para dar paso a una Copa ATP que intentó imitarla sin éxito. La ITF permutó las dos semanas de esta competición a cambio de ampliar la nueva Copa Davis que en ese momento había adquirido Kosmos.

El torneo quedó en un extraño limbo porque desapareció en parte por culpa de la pandemia y también por falta de interés en retomarlo donde se dejó, debido a la alta inversión que había que hacer para hacer frente a la Copa ATP. Por fortuna para el evento, su sustituto en el calendario desapareció en 2022 tras no cuajar.

Resurrección y dudas

La Copa Hopman conseguía un billete de regreso para 2023, aunque no en su tradicional emplazamiento australiano. El evento se disputó en Niza, cambiando su superficie clásica por la tierra batida la semana después de la finalización del torneo de Wimbledon. Seis selecciones y algunas de las mejores raquetas del mundo se dieron cita en la Costa Azul, dando por segura la resurrección del torneo.

Cuando todo parecía ir sobre ruedas, a principios del pasado mes de marzo la edición de 2024 quedaba suspendida por la celebración de los Juegos Olímpicos de París. La ITF considera que habrá una saturación del tenis de selecciones con el torneo olímpico y por este motivo dicen haber renunciado a hacerlo hasta 2025.

Otras voces, sin embargo, ponen en duda que la ITF esté pasando su mejor momento económico para poder atraer a los mejores jugadores con la reciente reforma de la Copa Davis. Sospechan que están llenando la hucha para volver a recuperar un torneo que cuando echó el cierre en Australia reunió a una cifra récord de 15.000 espectadores en la final.