El récord que Roger Federer puede perder en las Finales ATP

Federer, seis veces campeón de las ATP Finals
Federer, seis veces campeón de las ATP Finals

El suizo puede ceder uno de sus registros más legendarios en esta edición del torneo de maestros.

Solo Federer ha ganado seis veces la Copa de Maestros... pero Djokovic amenaza su reinado.

Estas serán las primeras Finales ATP sin Roger Federer en el circuito. El suizo se retiró en la pasada Laver Cup y no volverá a pisar torneos oficiales, pero sus recórds seguirán cayendo.

Uno de ellos se puede desmoronar este mismo domingo, en la final de la Copa de Maestros. Y es que Federer ha ganado este torneo en seis ocasiones, más que nadie en la historia.

Federer, maestro de maestros

El suizo comenzó su andadura triunfadora en Houston 2003, cuando derrotó a Andre Agassi en la final y continuó con su segunda título en la ciudad americana al año siguiente cuando pudo con Lleyton Hewitt.

Ya en Shanghai, cayó el tercer entorchado en 2006, cuando ganó a James Blake, y el cuarto, en 2007, cuando venció a David Ferrer. Tuvo que esperar hasta que la sede cambió a Londres para que llegara el quinto, en 2010 contra Rafael Nadal, y el sexto, en 2011, contra Jo-Wilfried Tsonga.

Y ahí paró la cuenta de Federer, que jugó tres finales más, en 2012, 2014 y 2015 y las perdió todas contra el mismo rival: Novak Djokovic.

Nole, la amenaza de Roger

Precisamente el serbio es el hombre que pone en peligro el récord de siete títulos. Djokovic es el hombre en activo que persigue la sexta corona como maestro. Está empatado con los ya retirados Ivan Lendl y Pete Sampras y de ganar en Turín sumaría un argumento más a su retahila de que es el mejor de la historia del tenis.

Sin embargo, Djokovic no gana el título de maestro desde 2015. Desde entonces ha jugado dos finales, ambas perdidas, y se ha mostrado menos competitivo en este torneo que en otros del calendario. Las condiciones de la pista son perfectas para él y en esta edición es favorito, pero quizás saber que tiene en el horizonte a Federer le vuelva a frenar. O le motive aún más.