Desmontando algunos mitos urbanos del tenis

Los aficionados tienen algunas creencias muy arraigadas sobre el juego y quién puede ganar un partido. No siempre se basan en argumentos sólidos.

Una ventaja de 1-0, 2-0, o 2-1 en un cara a cara no tiene ningún peso. Antes de dar relevancia a los encuentros anteriores, me gusta ver una ventaja de 3 partidos o más.

No hay dar mucha consideración a la mayoría de las estadísticas de cara a cara

La primera idea que quiero discutir brevemente es la de los registros cara a cara entre dos jugadores. A menudo se puede ver esto en la pantalla antes de un partido, y los comentaristas frecuentemente se refieren a ello como un asunto de considerable importancia. Sin embargo, mi punto de vista es que esto es, en general, una absoluta tontería. Mi investigación también lo ha demostrado. Ciertamente, una ventaja de 1-0, 2-0, o 2-1 en un cara a cara no tiene ningún peso. Antes de dar relevancia a los encuentros anteriores, me gusta ver una ventaja de 3 partidos o más, idealmente en los últimos 2-3 años como máximo, en la misma superficie y también en un contexto similar entre los resultados anteriores y el encuentro en estudio, desde una perspectiva de clasificación y habilidad general. El hecho de tener que cumplir estos cuatro requisitos significa que es muy difícil encontrar un emparejamiento inminente en el que los resultados anteriores del cara a cara influyan enormemente en mi proceso de pensamiento. No es imposible, pero ciertamente no sucede muy a menudo.

El contexto es clave en el cara a cara

Terminaré este tema relatando una historia que me contó un jugador retirado del top 10 de la ATP. Tenía una desventaja significativa en el cara a cara con un jugador en particular (que también permanecerá sin nombre), pero me dijo que "sí, tenía un muy mal historial contra él, pero cada vez que caminaba a la cancha confiaba en que iba a ganar". Si observan lo que pasó en esos partidos, verán que tenía puntos de partido, sirvió para ganarlo un par de veces, y otras veces perdió tiebreaks críticos. El comentario que me hizo fue relevante, el contexto es la clave. Su marcador cara a cara no reflejaba ni de cerca la realidad de los partidos.

FedererAndNadal1280.600x338.jpg

La confusión en torno a la ventaja de jugar en casa en el tenis

Curiosamente, este cara a cara era entre dos jugadores del mismo país, lo que me lleva claramente al siguiente "mito urbano": la ventaja de jugar en casa en un partido de tenis. El equipo o jugador local puede obtener beneficios considerables en muchos deportes, por ejemplo, la ventaja de jugar en casa en el fútbol es un fenómeno bien conocido. Algunos expertos también consideran esto como un tema a tener en cuenta en el tenis, y hasta cierto punto estoy de acuerdo con ellos, aunque probablemente a través de un proceso de pensamiento bastante diferente. Un jugador probablemente tendrá resultados marginalmente mejores en jugando de local contra el jugador medio en comparación con las condiciones fuera de casa, pero mi razonamiento aquí se centra en la mayor probabilidad de que tenga condiciones más a su gusto en casa. Por ejemplo, un jugador tradicional de tierra batida, que a menudo procede de países como España o Argentina, también encontrará una serie de torneos de tierra batida en su país de origen, muchos de los cuales se jugarán en condiciones bastante lentas, que probablemente se ajustarán al jugador medio de tierra batida más que al oponente medio. Por lo tanto, yo diría que no es el país específico el factor más relevante aquí, sino que las condiciones reales del lugar favorecen a los jugadores locales.

Conviene centrarse en estudiar las condiciones de la pista

He revisado todos los partidos jugados en casa por los 100 mejores jugadores del circuito en torneos de nivel ATP 250 o superior a partir de principios de 2019, de los que se obtuvo una muestra de poco más de 600 partidos. Se esperaba que estos jugadores ganaran 360,76 partidos, y en realidad ganaron 367. Esto suena bien, pero hay varios factores que sugieren que no vale la pena entusiasmarse con esto. En primer lugar, los actuales 100 primeros, por definición, incluyen más jugadores en una curva ascendente que en una descendente (porque los que están en una curva descendente pueden haber salido de los 100 primeros en el período entre el comienzo de 2019 y ahora). Yo recomendaría concentrarse en las condiciones que se adapten a las habilidades de un jugador en particular (por ejemplo, pistas que probablemente ofrezcan condiciones muy rápidas o lentas), en lugar de preocuparse por dónde se juega el partido.

Las secuelas de una notable victoria de los desvalidos

El último aspecto que quiero analizar son las secuelas de una gran victoria, en la que un jugador registra una victoria muy grande contra pronóstico, en algunos casos el mejor triunfo de su carrera. Varios ejemplos notables de esto incluyen a Lukas Rosol, quien en Wimbledon en 2012 sorprendió a Rafa Nadal en la segunda ronda. De manera bastante extraña, pasó a ser uno de los favoritos para ganar el torneo, a pesar de que se enfrentaba a Philipp Kohlschreiber en la tercera ronda. Kohlschreiber consiguió una cómoda victoria en la recta final. Éste fue también el caso de Cori Gauff en Wimbledon el año pasado, y también en el Abierto de Australia este año. Gauff llegó a Wimbledon con de 15 años, clasificada fuera de las 300 primeras, pero después de una victoria en tercera ronda sobre Polona Hercog, donde tuvo suerte de progresar (salvó dos puntos de partido), de alguna manera la gente empezó a pensar que podía ganar el torneo, necesitando ganar cuatro partidos más contra una oposición de alto nivel. En enero, en Melbourne, derrotó a Naomi Osaka cuando estaba muy por debajo de su nivel, y volvió a pasar lo mismo antes de su partido con Sofía Kenin. La jugadora sobrevalorada fue derrotada en ambas ocasiones en su siguiente partido, por lo que pensé que podría ser interesante y útil intentar realizar un estudio un poco más profundo con el fin de ayudar a los lectores a comprender las consecuencias de una gran victoria: ¿pueden estos ganadores mantener su buena "forma" o su alto nivel en el siguiente partido, o les costó replicarlo, potencialmente debido a la fatiga (posiblemente física o mental, o incluso ambas)?

Los ganadores más débiles, por debajo de las expectativas, en su próxima ronda...

La realidad es que es muy difícil obtener grandes tamaños de muestra de datos relativamente recientes en esta área. Extendí el análisis hasta el comienzo de la temporada de 2018 para esto, y aún así sólo encontré 58 casos de jugadores actuales del top 100 de la ATP ganando un partido con una ronda subsiguiente aún por jugar (no una final) cuando partían como víctimas muy claras de cara al público. Aunque el tamaño de esta muestra era obviamente pequeño, no fue positivo para los jugadores en su partido posterior después de una gran y sorprendente victoria.

Dan Weston,