Apuestas tenis: factores a tener en cuenta al analizar un partido

rafa-nadal-victoria
Rafael Nadal en una de sus muchas victorias.

Para tener más opciones de acertar en las apuestas de tenis es importante tener en cuenta una serie de parámetros que no todo el mundo valora y que pueden ser determinantes.

Podríamos diferenciar dos grandes grupos de jugadores, los que juegan al ataque y los de perfil más pasivo

Motivación: En un torneo de poca categoría como los challengers o los ATP250 si un jugador pierde en 1ª ronda contra un jugador inferior, no es lo que desea, pero si ocurre, tampoco es un contratiempo enorme. Los puntos y el dinero se consiguen en los torneos importantes: los Grand Slams y Masters 1.000, por lo que es en estos donde los jugadores se suelen esforzar al máximo para ganar. En cambio, en torneos pequeños es fácil ver cómo grandes favoritos con cuotas bajas juegan con desgana, sin motivación, y acaban perdiendo.

Cansancio acumulado: los tenistas son deportistas de élite, pero se cansan y su rendimiento baja cuando no están a tope físicamente. Podemos recordar como ejemplo que John Isner, tras disputar el partido más largo de la historia en Wimbledon ante Mahut, perdió en la siguiente ronda contra un jugador inferior a él debido al agotamiento físico. También es bastante corriente ver cómo un jugador de nivel medio que acaba de ganar un torneo, pierde en 1ª ronda la siguiente semana. Esto se produce tanto por el cansancio acumulado por jugar hasta el final en el torneo anterior, como por la relajación que experimenta un tenista que siente que ya ha cumplido ganando un título.

Estilos de juego: para analizar bien un partido es conveniente conocer las características de los tenistas. Podríamos diferenciar dos grandes grupos de jugadores, los que juegan al ataque y los de perfil más pasivo. También es importante conocer si los jugadores son grandes sacadores, e igualmente si tienen capacidad para restar bien. En unas condiciones lentas de juego los jugadores defensivos tienen ventaja sobre los ofensivos y sacadores, pues pueden llegar con más facilidad a la bola, mientras que en pistas muy rápidas resulta casi imposible devolver esos potentes golpeos. Un tenista que sea un gran restador y que juegue contra un gran sacador podrá neutralizar la mejor arma de su adversario si las condiciones le son favorables (lentas), mientras que un gran sacador ante un mal restador verá como su rival apenas tiene opciones de romperle el servicio.

Mentalidad ganadora: la mentalidad es uno de los aspectos más importantes en un tenista, casi como su capacidad física o su nivel técnico. Ahí tenemos el ejemplo de 2 jugadores españoles como Rafa Nadal o David Ferrer que jamás se rinden ante las adversidades. En cambio hay otros jugadores a los que si no les salen las cosas como desean se ofuscan, entran en un estado de negatividad absoluta y la derrota la tienen garantizada. Cuando se encuentran 2 jugadores con esta característica opuesta, el que más tiene las de ganar es el luchador que no le da la espalda al partido aunque vaya abajo en el marcador. Dentro de los tenistas que más fácilmente se vienen abajo destacaría a Gasquet, Verdasco, Feliciano López o Marin Cilic.

Historial de enfrentamientos: los jugadores se enfrentan entre sí en un gran número de ocasiones a lo largo de sus carreras, y eso da lugar a que se puedan apreciar tendencias que pueden y deben usarse para analizar las apuestas a realizar. Cuando dos jugadores de nivel parecido tienen un historial muy inclinado a favor de uno de los dos, eso significa que de alguna manera el juego del que suele ganar incomoda terriblemente al otro. Por ejemplo, hay tenistas diestros a los que les resulta muy complicado jugar contra zurdos, ya que los saques y algunos golpes son diferentes y no saben bien cómo responder a ese juego.

Torneo en el que juegan: tal y como describí en el artículo "Apuestas tenis: La importancia de las diferencias entre torneos" las condiciones de juego pueden ser muy diferentes según el torneo en el que se encuentren los jugadores. Factores como la superficie, el tipo de bola, la altitud de la pista, así como la humedad y temperatura, afectan directamente al juego de los tenistas. En un torneo concreto habrá quién pueda desarrollar con mayor facilidad su juego, y habrá quién se encuentre realmente incómodo con las condiciones. Ahora bien, en otro torneo diferente pueden cambiarse los papeles, y es que al ser el tenis un deporte individual, cualquier aspecto que influya en un partido puede afectar positiva o negativamente a los jugadores.