Apuestas tenis: ¿es buena estrategia apostar siempre a favor de los favoritos?

nadal-rosol-wimbledon
Gesto de contrariedad en Rafa Nadal.

Para aquellas personas que no llevan mucho tiempo en las apuestas de tenis, un pensamiento muy común es que "es imposible que este jugador pierda con este otro", gran error.

Desde mi punto de vista es preferible fallar una apuesta habiendo jugado a favor de un tenista no favorito al que le veíamos opciones, que perder el dinero por apostar a favor de un supuesto súper favorito

Al ser el tenis un deporte individual, como pueden ser el ciclismo, boxeo, snooker o golf, un jugador puede tener un mal día y perder casi con cualquier rival. Cuando hablamos de un top 10 es más complicado que esto ocurra (aunque sí que se dan casos a lo largo del año), y es que la diferencia de calidad entre ellos y un top 50, por ejemplo, es tal que incluso jugando por debajo de su nivel pueden ganar. Los jugadores llevan una carga de partidos muy grande durante toda la temporada, y al igual que ocurre en la mayoría de deportes de élite, es muy habitual que tengan molestias y jueguen con algún tipo de dolor. Cuando por el motivo que sea esto se acentúa, o si enferman, o si no han podido descansar bien, o si simplemente tienen algún problema personal en su cabeza que les hace estar menos concentrados, pues la probabilidad de que pierdan con un jugador inferior es mayor.

Sin ir más lejos tenemos el ejemplo del partido entre Rafa Nadal y Lukas Rosol en Wimbledon de este año. La cuota a favor de Nadal era [1.01] antes del partido, pero la victoria fue para el tenista checo. A posteriori se supo que Nadal venía jugando con molestias en la rodilla varios meses, y tras ese partido decidió dejar de jugar hasta que se recuperase completamente. Cuando hablamos de tenistas fuera del top 10, no es nada raro ver cómo jugadores cuyas victorias se pagan a cuotas bajas, tipo 1.201/5-1.3030/100, pierden sus partidos, y es que si les ocurre a los top, cómo no les va a ocurrir al resto de jugadores. En mi opinión no hay tanta diferencia en la calidad de un top 40 y de un top 80, por ejemplo, por lo que cuando veo cuotas excesivamente bajas a favor de victorias de jugadores de dudosa calidad, lo que menos me apetece es arriesgar una gran cantidad de dinero para poder ganar poco debido a la baja cuota. En cambio me parece mucho más interesante hacer la jugada opuesta, arriesgar poco para tratar de ganar mucho gracias a la cuota mayor del no favorito.

Ahora bien, tampoco apuesto por norma a toda cuota alta que vea, sino que siempre trato de analizar al máximo el partido, para determinar si esa alta cuota tiene valor para apostar por ella o no. Normalmente cuando se estudia un partido con cuota de 1.201/5 para el favorito, no se van a encontrar muchos factores a favor de su rival, de ahí que le hayan colocado esa cuota. Pero eso no significa que no pueda ganar, ni mucho menos. Como ya he comentado en párrafos anteriores, prácticamente en todos los torneos algún jugador con ese rango de cuotas pierde, y desde mi punto de vista es preferible fallar una apuesta habiendo jugado a favor de un tenista no favorito al que le veíamos opciones, que perder el dinero por apostar a favor de un supuesto súper favorito a cuota 1.201/5 que ha salido a jugar sin motivación, o simplemente porque tiene un ranking que no se merece y su rival, 50 puestos por detrás de él, le ha dado un repaso tremendo.