Deja de esperar a la suerte