Rahm persigue su primera 'chaqueta verde' en su primera gran crisis como jugador

Rahm quiere la prenda más codiciada del golf
Rahm quiere la prenda más codiciada del golf

Hasta esta temporada, Jon Rahm sólo había conocido la palabra crecimiento en el circuito de la PSG hasta que la semana pasada le quitó el número 1 del ranking Scottie Scheffler

Rahm venía con dudas al primer Major de la temporada y la primera toma de contacto puso de manifiesto esta sensación

El factor mental, en muchas carreras deportivas, juega un papel determinante. Jon Rahm se encuentra en ese momento en que debe demostrar que puede imponerse a su cabeza tras encadenar una serie de malos resultados que le han llevado a ceder el número 1 del mundo. La primera jornada en el Masters de Augusta no fue nada bien para el vizcaíno, quien terminó dos por encima del par y que podría quedar cortado este viernes si no mejora sus prestaciones.

Rahm venía con dudas al primer Major de la temporada y la primera toma de contacto puso de manifiesto que tiene que encontrar la consistencia en su juego más pronto que tarde. Los resultados de los últimos cuatro años -cuarto, noveno, séptimo y quinto- eran el mejor aval para pensar que el de Barrica podía dar la campanada y ampliar un palmarés español bien extendido en el torneo de la 'chaqueta verde' con doblete de triunfos de Seve Ballesteros (1980 y 1983) y Chema Olazábal (1994 y 1999) y el triunfo de la carrera de Sergio García en 2017.

El torneo va a registrar los índices más altos de audiencia de los últimos años ante el retorno de Tiger Woods al circuito tras su grave accidente de coche hace 14 meses. 'El Tigre' arañó en su primera jornada jugando bajo par (-1) para situarse en el top-10 en un estreno en el que se le vio muy vigoroso, aunque renqueante a la hora de caminar. El cinco veces ganador del Masters ha dicho públicamente que no quiere ningún homenaje y que viene a competir por la gloria.

No lo tendrá nada fácil contra una nómina de favoritos que incluyen a Hideki Matsuyama, vigente campeón, Scottie Scheffler, el número uno del mundo, Collin Morikawa, ganador de dos grandes y Cameron Smith, que puede ser el número uno si gana y los 'outsiders' Justin Thomas y Dustin Johnson, los principales favoritos a hacerse con el triunfo visto su momento de forma.

Rahm tiene muchos factores en contra para este torneo. Empezando por su mal momento de confianza, siguiendo porque no es su torneo favorito -lo es el British Open- y porque la paternidad le ha cambiado la vida para siempre. "La vida cambia cuando eres responsable de alguien. Ya no pienso en salir a cenar a un sitio bueno tras una vuelta, sino en ir a casa y descansar porque Kepa se puede despertar en cualquier momento", dijo sobre un nuevo estilo de vida que le está quitando horas de sueño. No en vano, se le pudo ver junto a su hijo en los minutos previos al inicio del torneo.

El golf español sueña con ver a Rahm enfundarse por primera vez la prenda más codiciada del deporte mundial. El vizcaíno tendrá que sobreponerse a todas las circunstancias y centrarse en sacar su mejor versión. Por el momento, las cosas han arrancado mal para Jon, pero está claro que si alguien puede darle la vuelta a esto es el jugador que ha dominado el circuito en los últimos tres años. Que empiece los palos.