Noticias

Donald Trump vuelve a ser el gran favorito para ganar la candidatura republicana

Entre bromas propias y ajenas, su candidatura es cada vez más fuerte.

El antiguo alcalde de Nueva York Michael Bloomberg sigue deshojando la margarita de una posible candidatura independiente.

Su aplastante triunfo en New Hampshire le vuelve a dar alas. En el bando demócrata, Hillary Clinton es todavía la opción mejor considerada.

Si la primera ronda de la carrera por la nominación fue un revés para los que apuestan por los favoritos y siguen las encuestas, la segunda resultó justo lo contrario. Justo como las empresas de prospectiva y los mercados de Betfair habían previsto, Donald Trump y Bernie Sanders desafiaron al 'stablishment' político con dos grandes victorias.

El triunfo de Sanders por 22 puntos de ventaja estaba cantado, ya que su precio había llegado a ser de 1.021/50 en Betfair antes de que se depositara el primer voto. Pero después de que Trump no pudiera cristalizar su favoritismo en Iowa, muchos creyeron que también fallaría en New Hampshire. Error. El fenómeno Trump no deja de coger fuerza.

Su precio había sido de 1.11/10, y ganó por 20 puntos de diferencia. Así, ha recuperado el favoritismo de la candidatura republicana, con un 2.0521/20. Hillary Clinton, sin embargo, sigue firme como gran candidata demócrata a 1.222/9, con Sanders a 4.57/2.

La ex-secretaria de estado sigue siendo la gran favorita para ganar las elecciones en noviembre, a cuota 1.910/11. Trump es ya segundo favorito a cuota 54/1, con Sanders tercero.

La gran historia apostadora en esta carrera presidencial es Marco Rubio. Después de acabar tercero en Iowa tras subir con fuerza en los últimos días, se convirtió en el favorito a ganar la carrera republicana. Sin embargo, un muy mal desempeño en el debate televisado del pasado sábado ha hecho que sus cuotas se hayan disparado. Tras el pobre quinto puesto de New Hampshire, la confianza en él se ha desplomado.

Ahora llegan Carolina del Sur (en el caso de los republicanos) y Nevada (demócratas). Ted Cruz tendrá sus opciones en el bando republicano, en un estado profundamente religioso. Clinton es la gran favorita en los demócratas, ya que su marido Bill cuenta con una enorme popularidad en Nevada, que fue muy fiel a sus candidaturas en el pasado.

Mientras, el antiguo alcalde de Nueva York Michael Bloomberg sigue deshojando la margarita de una posible candidatura independiente. Sería otro factor que provocaría un terremoto en las cuotas. Ya se puede apostar a cuota 2120/1 que será presidente...