Quartararo respira gracias a la guerra interna de Ducati

Los fans de Márquez le vieron terminar cuarto
Los fans de Márquez le vieron terminar cuarto

El líder del Mundial vio incrementada levemente su ventaja después de que Pecco Bagnaia se fuese al suelo en la última vuelta del Gran Premio de Japón

Quartararo tiene 18 puntos de ventaja sobre Bagnaia y 25 sobre Espargaró a falta de cuatro carreras para la conclusión del Mundial

El Gran Premio de Japón no defraudó para nada en MotoGP. Los favoritos a ganar el Mundial protagonizaron un tremendo marcaje en el que el vencedor fue el líder Fabio Quartararo, quien incrementó su ventaja en ocho puntos sobre sus perseguidos gracias a los ceros de Pecco Bagnaia y Aleix Espargaró.

La carrera fue de lo más atípica con Jack Miller llevándose el triunfo, mientras por detrás se 'mataban' entre Quartararo, Bagnaia y Bastianini. El tercero, futuro compañero de Bagnaia, desobedeció órdenes de equipo llevando a su compañero a una presión extrema durante las últimas vueltas.

El resultado fue que Pecco se cayó por quinta vez esta temporada. "La he cagado", dijo el piloto que se aplaudió tras lo sucedido en un gesto quizá dirigido a Ducati. La marca italiana está peleando por el Mundial y tras remontar casi 100 puntos a Quartararo pueden terminar muriendo en la orilla.

Bagnaia se recompuso de unos entrenamientos horribles bajo la lluvia para pelear en un mano a mano con un Quartararo que terminó octavo sacando ocho puntos de ventaja a su máximo rival. Aleix Espargaró tuvo problemas con el limitador de su moto terminando la carrera decimosexto.

Así las cosas, Quartararo tiene 18 puntos de ventaja sobre Bagnaia y 25 sobre Espargaró a falta de cuatro carreras para la conclusión del Mundial. Se notó y mucho que varios pilotos nunca habían corrido en Motegi con una MotoGP al reaparecer el circuito en el calendario tres años después.

Marc cumplió

El que sí se sabía el circuito como la palma de su mano era un Marc Márquez que hizo la pole y que igualó su mejor resultado en carrera de la temporada con un cuarto puesto. Al catalán se le vio fuerte, aunque evidenció falta de ritmo con el paso de las vueltas.

El callo volverá a aparecer en un Márquez que está intentando mejorar la discreta novena posición de Honda HRC en el Mundial de Constructores. El piloto sabe que cumplió ante los jefes de la fábrica de Japón, quienes tenían dudas sobre él tras cuatro operaciones en el húmero.

El Mundial no para y la semana próxima en Tailandia parece que habrá muchas cosas que aclararse. Bastianini quiere ser el juez de un Mundial en el que Ducati tiene muchos intereses y que quizá hablarán con el italiano para que levante el pie con un Bagnaia que ya ha perdido la racha que inició a principios de verano cuando ganó cuatro carreras consecutivas.