GP Azerbaiyán: Ferrari, tenemos un problema

Sainz sumó su tercer abandono de la temporada
Sainz sumó su tercer abandono de la temporada

El equipo italiano se quedó a cero en el Gran Premio de Azerbaiyán tras los abandonos de Carlos Sainz y Charles Leclerc

Red Bull no perdonó y se apuntó un nuevo doblete que sitúa a Verstappen con una considerable ventaja sobre Leclerc

"Si el campeonato se resolviese por los tests de invierno, Ferrari siempre sería campeón". Toto Wolff, máxima autoridad de Mercedes, ya vislumbraba hace unos meses lo que podría suceder con la escudería del Cavallino Rampante. Ferrari ha pasado de ser el máximo dominador del campeonato con las nuevas normas a un equipo que está muy lejos de encontrar la fiabilidad y continuidad necesarias para plantar cara a la escudería Red Bull.

Azerbaiyán fue el escenario de un doble cero para el equipo rojo en un sitio donde la potencia de su motor debía haberse lucido ante el resto. La falta de fiabilidad del coche arruinó la carrera de Carlos Sainz a las nueve vueltas y posteriormente la de Leclerc cuando no se había llegado al ecuador de la prueba. El monegasco suma su segunda carrera sin puntuar en las tres últimas viendo cómo le han superado los dos Red Bull en la general, mientras que el español también ha sido rebasado por George Rusell.

Según admitió Sainz, el Ferrari falló en su sistema hidráulico mandando al garete un fin de semana que ya se le había complicado al español tras otro error en la Q3 que le dejó sin la primera pole de su carrera. Leclerc, por su parte, no corrió mejor suerte el domingo abandonando cuando iba primero. El piloto ya vio cómo su equipo la pifiaba en su primera paraba en boxes tardando 5.4 segundos en cambiar ruedas y ya cuando se cumplió la vuelta 20 los peores pronósticos para el equipo llegaban con el coche perdiendo aceite obligando a la retirada.

Red Bull no perdonó y se apuntó un nuevo doblete que sitúa a Verstappen con una considerable ventaja sobre Leclerc, a quien ya ve a 34 puntos. El holandés se volvió a pasear con Sergio Pérez de guardaespaldas en un trazado donde Lewis Hamilton sufrió como nunca para terminar cuarto. El siete veces campeón del mundo sufrió severos dolores de espalda por culpa del 'porpousing' de su Mercedes hasta tal punto de no ser capaz de salir por su propio pie del coche tras la carrera.

La imagen de Hamilton impactó a todo el mundo, aunque pocos dudan que se pierda la próxima carrera que será en apenas siete días en Canadá. El británico señaló con el dedo a Fernando Alonso, quien finalizó en un meritorio séptimo puesto y otra vez por delante de su compañero Esteban Ocon, por ser el único piloto que no quiere que la FIA cambie las normas para evitar esos rebotes del 'porpousing' en las carreras. El asturiano se siente más en forma que nunca y muestra de ello fue que batió el récord de tiempo pilotando un Fórmula 1 en poder de Michael Schumacher.

Seguro que el 'Kaiser', allá donde esté, estará preocupado por la situación de un equipo Ferrari que no ha evolucionado en lo que va de temporada. Mientras sus rivales han crecido hasta pisarles los talones y superarles, los italianos no han encontrado la manera para que el coche que era el invencible de pretemporada ahora se haya convertido en una sombra. Carlos Sainz, suerte la suya, ya renovó y no debería temer por su asiento, pero debe haber movimientos y pronto en el equipo italiano. La crisis es evidente.