La corta y exitosa carrera de Porsche en la Fórmula 1

Porsche vuelve a sonar para regresar al 'Gran Circo' en 2026 tras décadas de elucubraciones sobre su regreso a la máxima competición

Porsche negoció con Williams para entrar en la Fórmula 1 de 2026.

En el mundo de los coches deportivos, Porsche siempre ha destacado por ser el referente entre los fabricantes alemanes. La marca de Stuttgart se ha prodigado en todas las categorías del motor de competición obteniendo grandes resultados, pero con la Fórmula 1 parece que existe una espinita clavada desde hace muchísimo tiempo.

Porsche apareció en el 'Gran Circo' por primera vez en 1957, haciendo un cameo en el Gran Premio de Alemania consiguiendo terminar uno de sus coches duodécimo y el otro fuera de carrera. Ese resultado escoció a la fábrica centroeuropea, que al año siguiente reaparecería en ese mismo Gran Premio terminando sexta y obteniendo el primer punto de su historia.

La marca siguió haciendo cameos en carreras puntuales, hasta que en 1961 consiguió tres meritorios segundos puestos en su año de debut. En la temporada siguiente, Porsche tocó la gloria ganando el Gran Premio de Francia y además un podio en Alemania. Todo apuntaba a que la fábrica de Stuttgart iba a redoblar su esfuerzo en esta categoría, cuando de golpe y porrazo se marcharon del Mundial sin dar mayores explicaciones.

Muchos dicen que Porsche se centró de lleno en la producción del modelo 911 -el más icónico de la marca- y que hizo su debut en las carreteras a finales de 1963. Puede que este superventas -con respecto a otros superdeportivos- apagase la llama del equipo por las carreras durante un tiempo, pero como dice el refrán: 'árbol que nace doblado nunca se endereza'.

Regreso, pero sin chasis

A principios de los 80, Porsche sufrió un bache de ventas y le llegó una propuesta jugosa para convertirse en motorista. El equipo formaría junto a McLaren una de las asociaciones más exitosas de la historia de la Fórmula 1, a través de un consorcio conocido como Techniques d'Avant Garde (TAG) que tenía su sede en Luxemburgo.

Allí se fabricaron auténticos aviones con los motores V6 Turbo. Y eso que las cosas no pudieron empezar peor en 1983 cuando arrancó la fusión y la escudería inglesa registró seis abandonos de siete posibles en las carreras finales de la temporada.

El futuro de la marca Porsche estaba en juego, debido a que otras marcas competidoras como Ferrari habían hecho saber al mundo que los motores Techniques d'Avant Garde (TAG) eran en realidad alemanes y que venían de Stuttgart. Los germanos trabajaron como auténticas bestias ese invierno para dar un coche de máximas garantías al inicio de la temporada 1984.

McLaren se llevó cinco de las seis primeras carreras de la temporada y dominó el Mundial a su antojo con sus dos pilotos jugándose el título en la última prueba. Porsche ganó 12 de las 16 carreras de la temporada y McLaren-TAG se llevó su primer Mundial de Constructores con una solvencia que dejó a propios y extraños boquiabiertos. Eran como los Red Bull en estos tiempos.

Éxito y marcha

Porsche repetiría secuencia ganando el Mundial de Pilotos y de Constructores en 1985, mientras que en 1986 y 1987 sumó sendos subcampeonatos. La marca alemana volvía a estar en la cresta de la ola con todo el mundo hablando muy bien de sus increíble motores y de la sociedad que habían formado con McLaren.

Pero como ya ocurriese en el pasado, Porsche salió corriendo de la Fórmula 1 cuando estaban ganando en un movimiento que no mucha gente alcanzó a comprender. A lo largo de los años, el rumor del regreso de Porsche al 'Gran Circo' ha sido una constante que nunca ha llegado a concretarse. De hecho, ellos estaban en la línea de salida para apuntarse a la nueva Fórmula 1 de 2026 como motoristas, pero parece que las normas no les convencen.

Williams estuvo negociando a inicios de temporada un acuerdo para que las dos históricas marcas se uniesen por primera vez en la Fórmula 1, pero no ha habido manera. A Porsche, ahora propiedad de Volkswagen, le han cortado las alas la presencia confirmada de su hermano de marca Audi y la convivencia de ambas familiares era imposible por un tema ahorro de costes.

Habrá que esperar otra vez a que el 'caballo blanco' de los de Stuttgart vuelva a aparecer.