Fórmula 1

La comentada relación de amor-odio de Fernando Alonso y Christian Horner

Horner creó el mito de que Alonso era un piloto difícil de trabajar y que generaba caos.

Christian Horner es la cabeza visible de Red Bull desde que en 2005 irrumpieron en la Fórmula 1 logrando una historia plagada de éxitos.

Seis Mundiales de pilotos y otros tantos de constructores iluminan la casa de Christian Horner, uno de los directivos más exitosos de la historia de la Fórmula 1. El británico es toda una institución en la F1 al haber conseguido todos estos éxitos desde el muro sin haber soplado ni las 50 velas de su cumpleaños.

Horner es una de las figuras que han trascendido en el automovilismo británico, pero tiene una espinita clavada con Fernando Alonso. El asturiano fue el campeón del mundo en el año de debut del directivo en la Fórmula 1 y siempre fue un oscuro objeto de deseo el hecho de querer ficharle para su escudería.

El bicampeón siempre tuvo una relación 'picante' con el marido de la ex Spice Girl Geri Halliwell, con intercambios sonados de palabras que tienen su origen en un rechazo. Fernando no quiso enrolarse en el proyecto ganador de Red Bull en 2010, eligiendo fichar por Ferrari en lo que con el tiempo se demostraría como un error. De haber pilotado aquel coche, seguramente Alonso tendría media docena de Mundiales en su casa.

Horner nunca olvidó aquel rechazo y se las hizo pagar todas juntas a un Alonso que sí estuvo por la labor en 2014, cuando decidió salir de Ferrari dejándole ir al agujero que fue McLaren-Honda. En ese momento, el directivo le pasó factura por todos los rechazos anteriores que databan de 2007 y que se prolongaron en el tiempo en 2009, 2011 y 2013.

Cuentas pendientes

De hecho, Alonso desveló que en 2018 -cuando decidió retirarse por falta de motivación- estuvo hablando de nuevo con Red Bull, algo que en esa ocasión desmintió un Horner que dijo que quizá la oferta era de Toro Rosso -la filial por aquel entonces de Red Bull-. El asturiano no se tomó nada bien esa declaración y hasta exigió que se disculpase públicamente por ello.

Horner no lo hizo e incluso dijo que era imposible que fichase por ellos alegando varias cosas. "Fernando Alonso es un gran piloto, uno de los mejores, pero simplemente no encaja en nuestro equipo, en la inversión que hacemos por los pilotos jóvenes", aseveró. El directivo, incluso, parece que estuvo detrás de una campaña de desprestigio sobre la figura de Alonsoc, definiéndole como "alguien complicado con el que trabajar" y que "crea caos".

Alonso tuvo una conversación cara a cara con Horner para resolver esos problemas y de la sangre de aquellos días se empezaron a vivir días de vino y rosas con su regreso en 2021 y su épica actuación en el Gran Premio de Hungría, impidiendo el triunfo de Lewis Hamilton para dejárselo en bandeja a Esteban Ocon. "Parecía que Alonso también pilotaba para Red Bull", aseguró.

La relación de uña y carne

En 2022, se usó el nombre de Alonso para meter presión a un Checo Pérez que no fue todo lo dócil que Max Verstappen y Christian Horner querían. Al asturiano se le metió entre los posibles para un fichaje que finalmente no cuajó, pese a los elogios del campeón del mundo. "Es increíble como pilota para la edad que tiene", dijo.

En los últimos tests de pretemporada, el amor de Horner por Alonso ha llegado a un extremo difícilmente explicable viendo los incidentes que hace un lustro vivieron. "Creo que Aston Martin ha dado un gran paso. Parece que su concepto de coche les ha hecho avanzar y parece que no están demasiado lejos. Fernando Alonso en particular se ve muy competitivo", añadió.

Sin duda, el regalo del elogio de Horner a Fernando Alonso nos hace prever que será una temporada más que interesante y dónde viejos fuegos podrían revivirse en caso de que finalmente el asturiano pueda competir de tú a tú con Red Bull. Por lo pronto ya se ha visto que les han metido un golazo con el fichaje de Dan Fallows como diseñador del coche británico.