Fórmula 1

El sueño de Lewis Hamilton que sólo cuatro pilotos han podido cumplir

El piloto más laureado de la historia del Gran Circo empatado a siete títulos con Michael Schumacher tiene un sueño: ganar su octavo entorchado y retirarse de inmediato

El siete veces campeón del mundo confesó que quiere ganar el octavo título de campeón y retirarse de la alta competición.

Con la Fórmula 1 a punto de volver con las diversas pretemporadas, Lewis Hamilton ha dejado entrever que tiene un sueño para la fase final de su carrera deportiva. El piloto más laureado de la historia del Gran Circo, empatado a siete títulos con Michael Schumacher, se ha marcado como objetivo ganar su octavo entorchado y retirarse de inmediato.

A lo largo de los más de 70 años de historia de Fórmula 1, sólo cuatro pilotos pudieron ganar el Mundial y marcharse de forma triunfal de la competición sin tener ningún interés en defender el título. También hubo otros que ganaron el título y no lo defendieron aunque por motivos trágicos. A continuación repasamos los nombres que hicieron historia.

1) JACKIE STEWART

El piloto británico se retiró justo después de ganar su tercer título de campeón de Fórmula 1 en 1973. Sir Stewart quedó absolutamente destrozado por el fallecimiento de su compañero de equipo, François Cevert, en la última prueba de esa temporada durante la disputa del Gran Premio de Estados Unidos.

Stewart aseguró que era incapaz de volver a montarse en el Tyrrell al año siguiente tras ver morir al que había sido su compañero en las últimas tres temporadas. De hecho, ni corrió en aquella carrera sabiéndose campeón. El británico dejó a medias una rivalidad acérrima con Emerson Fittipaldi, quien conseguiría el Mundial al año siguiente.

2) ALAIN PROST

'El Profesor' dio un zasca en toda regla a sus críticos. En 1991, Ferrari decidió despedirle por criticar en exceso al equipo. Se tomó un año sabático y regresó en 1993 ganando el Mundial por todo lo alto con Williams anunciando su retirada de inmediato tras levantar su cuarto campeonato.

Prost se quedó el puesto de un Nigel Mansell que fue campeón del mundo de 1992 y que se negó a compartir equipo con el piloto francés, siendo otro caso de no haber defendido el título, aunque con asterisco porque siguió compitiendo en las Indy 500 norteamericanas.

Ayrton Senna, quien sustituiría a Prost en el Williams en 1994, moriría meses después en un trágico accidente en busca de empatar al francés en títulos mundiales. El brasileño fue el gran rival de un Prost que se quedó completamente roto por no haber hecho las paces con su rival antes de perder la vida.

3) NICO ROSBERG

Hamilton tiene en quién inspirarse para poner el punto y final a su carrera y ese no es otro que su excompañero Nico Rosberg. El alemán fue su escudero durante los tres primeros años de la 'era híbrida' en la Fórmula 1, con Mercedes dominando los campeonatos de principio a fin sin rivales.

Rosberg se aprovechó de un mal inicio de Hamilton en 2016 para sacarle muchos puntos de ventaja. Pese a los esfuerzos del inglés por remontar en las últimas carreras, el alemán se mantuvo firme siendo siempre segundo tras el bueno de Lewis -ganó las cuatro últimas- y no cometiendo ningún error. Fue un título totalmente de oportunista como el de su padre Keke en 1982.

4) MIKE HAWTHORN

El hombre que cortó la racha victoriosa de Juan Manuel Fangio -cinco veces campeón de Fórmula 1- no quiso defender el título que obtuvo en 1958 tras vencer esa temporada con todas las de la ley. El británico subió al podio en siete de las 10 carreras de la temporada, siendo muy regular pilotando el Ferrari. Nadie en la historia -tres victorias- necesitó tan pocos triunfos para ganar un Mundial.

Tras recibir el reconocimiento como uno de los mejores pilotos del mundo, Hawthorn decidió retirarse para escribir libros para niños. El piloto falleció en un accidente de tráfico a los tres meses de ser campeón -aunque ya estaba retirado- tras salirse de la calzada con un Jaguar Mark 1 modificado.

* JOCHEN RINDT

En su caso no lo eligió él. Este piloto austríaco ganó el Mundial de 1970 con una de las actuaciones más dominantes que se recuerdan de la época clásica. Se llevó cinco de las primeras nueve carreras del Mundial hasta que en los entrenamientos del Gran Premio de Italia perdió la vida en un trágica accidente.

Pese a no competir en las últimas cuatro carreras de la temporada, fue proclamado campeón mundial a título póstumo pilotando un Lotus. Rindt está considerado como el mentor de un Nicky Lauda que debutaría la temporada siguiente en la Fórmula 1 convirtiéndose en tres veces campeón a lo largo de su carrera.