La logística de la Fórmula 1: 7 aviones, 300 camiones, barcos...

La Fórmula 1 disputó la pasada temporada una cifra récord de 23 Grandes Premios con interminables viajes para pilotos y personal.

Los equipos de Fórmula 1 mueven 50 toneladas de material cada uno por temporada con un coste de ocho millones de dólares.

La Fórmula 1 es conocida en el argot como el 'Gran Circo' y tiene todo el sentido del mundo. La competición en sí recuerda a un enorme circo que se mueve a través de cinco continentes en un lapso de nueve meses, llevando las carreras a cualquier rincón del mundo con unos enormes costes logísticos.

Como estamos hablando de circos, ¿sabías que un cada equipo de Fórmula 1 lleva el peso equivalente a unos ocho elefantes en cada Gran Premio?

Este es uno de los datos más asombrosos que nos hacen comprender que para que haya carreras en todo el mundo debe haber un engranaje perfectamente ensamblado y así todas las escuderías dispongan de sus recursos en tiempo y forma.

Habitualmente todos los equipos hacen frente común para mover sus pertenencias de un circuito a otro, costando a cada uno de ellos una media de ocho millones de dólares por temporada.

Sin este gasto, los equipos directamente no podrían competir en una Fórmula 1 que tiene situado su límite en 135 millones de euros, aunque esta partida de gasto no computa, después de que muchos de ellos se quejasen de que cada vez había más carreras y más gastos.

Por tierra, mar y aire

A grosso modo, la estimación afirma que cada escudería transporta 50 toneladas de carga por año y lo hace a través de tres vías: la aérea, la marítima y la terrestre.

La Fórmula 1 emplea de Gran Premio en Gran Premio siete Boeing 747 Jumbo para trasladar el material urgente e indispensable para las carreras moviendo un total de 660 toneladas. El año pasado, estos aviones recorrieron una distancia próxima a los 140.000 kilómetros por todo el globo.

Después del aire, encontramos la vía marítima como la siguiente más recurrente. En los barcos se trasladan 500 toneladas de material y habitualmente esta manera se emplea para cuando tienen lugar los traslados de las giras continentales.

Los barcos son el medio más lento y, por tanto, es conveniente que los equipos agenden cada movimiento. No en vano, en este transporte no suelen ir nada relacionado con los coches y sí material propio de boxes y de zonas VIP.

Finalmente, en la vía terrestre encontramos con que un total de 300 camiones se mueven de carrera en carrera, siendo utilizados sobre todo en desplazamientos cortos. Como curiosidad, queda que si los camiones viajasen en convoy formarían una cola en línea recta de 5 kilómetros pudiendo destruir el tráfico de la región a la que se mueve.

La temporada europea de Fórmula 1 -que habitualmente discurre entre mayo y agosto-, con ocho Grandes Premios fijos en el Viejo Continente, es la más agradecida y rentable para los equipos. Además de que las escuderías disponen de sus sedes centrales -salvo en el caso de Haas- en esta ubicación, pueden transportar cantidades más grandes de material que a otros rincones del mundo.

Un centenar de trabajadores

Para que el caos no se apodere de la competición, más de 100 personas están directamente involucrados en las operaciones logísticas de la Fórmula 1.

La competición tiene un acuerdo de largo alcance con la compañía DHL, aunque en cada equipo encontramos que hay cuatro personas implicadas en que todos los transportes funciones bien. Además de mover las cosas, los empleados deben preocuparse por lo que se van a encontrar sobre el terreno porque no todas las carreteras y normativas de los países son iguales.

La Fórmula 1 tiene por detrás una enorme trastienda que muy pocos son capaces de concebir. De hecho, los circuitos suelen presentar un aspecto desangelado los domingos por la tarde después de las carreras al haberse desmantelado en cuestión de horas el impresionante circo que rodea a los Grandes Premios.

Lo que un domingo estaba en Bakú al siguiente puede haber viajado 10.000 kilómetros hasta encontrarse en Miami.