El tercer Mundial de Fernando Alonso está más cerca

Se han quemado neumáticos en Bahrein
Se han quemado neumáticos en Bahrein

El Alpine fue de menos a más en los últimos test en Bahrein. 'El Plan' del asturiano para volver a ser campeón del mundo de Fórmula 1 va viento en popa

Red Bull tiene leves problemas de fiabilidad porque no han alcanzado en ninguna jornada las 100 vueltas

Tras terminar los test de Barcelona y Bahrein, la incertidumbre se ha apoderado de la Fórmula 1. El dominio de Mercedes parece haber llegado a su fin con los alemanes estando lejos del dominio de antaño y cambiando entre un test y otro su coche por completo. Ferrari y Alpine han parecido los equipos más sólidos de todo el paddock en cuanto a fiabilidad y sobretodo prestaciones en la pista. Los italianos, es cierto, empezaron más fuerte en el Emirato, pero han completado más de 300 vueltas en tres días.

Alpine, por su parte, tuvo un primer día raro con el coche dando problemas por la tarde, pero a partir de ahí los franceses progresaron hasta completar más de 120 giros cada día en el trazado de Bahrein. Así las cosas, las expectativas se han puesto por las nubes con el equipo francés quien ya se ve en la Q3 de la carrera de la próxima semana e incluso pueden plantear pelear luchar por la pole. Entre los factores a tener en cuenta destaca un motor con mucho más músculo que el anterior al disfrutar de 30 caballos de potencia extra que le han colocado como el más rápido de la parrilla esta temporada. Además, no ceden su propulsor a otros equipos como sí hacen Mercedes, Honda o Ferrari.

"Necesitábamos un día limpio, sin ningún problema, lo tuvimos el viernes con Esteban y este sábado conmigo, así que hemos aprendido mucho del coche en estos dos días y creo que vamos a llegar mucho más preparados de lo que pensaba antes de llegar aquí a Bahrein, así que contento. Seguimos aprendiendo cosas y hemos probado varias con claros resultados", analizó Fernando Alonso sobre unos test donde acabó en cuarta posición en la última jornada.

Verstappen, quien fue el que dominó la sesión final, tiene un misil con el Red Bull, pero parece que los austríacos tienen leves problemas de fiabilidad porque no han alcanzado en ninguna jornada las 100 vueltas. El coche del vigente campeón del mundo está preparado al menos para ir rápido a una vuelta, Mercedes parece que ni eso. Lewis Hamilton aseguró que "a día de hoy no somos los más rápidos, es evidente" dejando claro que no está para nada satisfecho con el trabajo de un equipo que ha dado bandazos en el diseño.

Finalmente contemplamos al Ferrari de Carlos Sainz con esperanza porque eran los mejores desde el primer día en Barcelona y se han mantenido sólidos el resto de la pretemporada. Es cierto que el resto de rivales han ido recortando distancia y mejorando y recordando una frase muy manida en la Fórmula 1: "Si el campeonato se decidiese en la pretemporada, Ferrari siempre sería campeón". Veremos si los de Maranello se han guardado un as en la manga como el resto de sus rivales o si, por el contrario, no hay más cera de la que arde.