Buenas noticias para Márquez pese a sus trompazos

La moto de Marc Márquez tuvo que ser retirada
La moto de Marc Márquez tuvo que ser retirada

El Mundial de MotoGP se ha iniciado con una igualdad máxima entre las diferentes monturas. Muestra de ello es que Enea Bastianini sólo logró cinco puntos en la carrera de Indonesia

No haber tratado la lesión en el húmero con seriedad le hizo perderse la temporada 2020 y parte de la 2021

Hacer un cero nunca es una buena noticia para un piloto, pero a veces hay otras cosas con las que consolarse. Marc Márquez no pudo competir en el Gran Premio de Indonesia tras una escalofriante caída que le dejó K.O. en el warm-up. El ocho veces campeón del mundo no podía subirse a una moto tras el aturdimiento que sufrió cuando perdió el control de su Honda y tuvo que ver la carrera desde boxes.

Allí el bueno de Marc observó que el campeonato de MotoGP no está ni mucho menos imposible si consigue recuperar el nivel dominante de antaño ante la tremenda igualdad existente en la categoría. El catalán tiene a apenas 19 puntos al líder, el italiano Enea Bastianini, quien sólo pudo sacar cinco puntos de la carrera del sudeste asiático confirmando que no hay un dominador esta temporada. El vigente campeón del mundo, Fabio Quartararo, logró un sorprendente podio arriesgando en agua para colocarse tercero en la general, mientras que el ganador de la carrera, Miguel Oliveira, puntuó por primera vez en la temporada.

Quedan todavía 19 carreras por delante y Marc Márquez sabe que todavía tiene tiempo para intentar reencauzar su marcha en el campeonato. Todos sus rivales le temen como al que más, pero el catalán cometió un error que todavía le trae por la calle de la amargura. No haber tratado la lesión en el húmero con seriedad le hizo perderse la temporada 2020 y parte de la 2021. La pregunta que todo el paddock se hace es si volverá el 'tirano' Márquez o si seguirá la versión 'sin cafeína'.

Las caídas recientes nos muestran que Márquez está todavía buscando sus límites, aunque cada percance suma una gota más a un vaso que está casi colmado. Que se lo pregunten a Dani Pedrosa o Jorge Lorenzo, quienes abandonaron sus brillantes carreras en MotoGP por la dureza de las caídas y por lo poco competitivos que se sentían respecto a su versión más top. Marc debe estar ahora mismo en un punto de confusión porque la cabeza dicta una cosa y el cuerpo otra bien distinta.

Además, en la cabeza del ocho veces campeón del mundo aparece el problema que tuvo su archienemigo Valentino Rossi, quien no volvió a ganar un Mundial tras su grave lesión en 2010. Marc, igual que Lorenzo y Pedrosa, le comieron la tostada a un italiano que se pasó una década intentando sin éxito la décima corona. Marc sabe que se encuentra en una encrucijada, pero por suerte está a tiempo de poder robarle la cartera a sus rivales gracias a la tremenda igual que hay en el Mundial de MotoGP.