Bagnaia no ceja en su empeño de revivir el Mundial de MotoGP

Bagnaia está en racha
Bagnaia está en racha

El italiano sumó su tercer triunfo consecutivo en MotoGP ajustando la clasificación con el vigente campeón Fabio Quartararo

Marc Márquez no es ajeno al papel de ser juez de un Mundial como demostró en 2015

Ha tardado en llegar, pero por fin está donde todo el mundo le esperaba. Francesco Bagnaia, Peco para todo el mundo, ha conseguido limar las diferencias en el Mundial de MotoGP con su tercera victoria consecutiva, la quinta de la temporada, situándose como el máximo rival de Fabio Quartararo de aquí a final del Mundial.

El italiano se ha centrado finalmente en las motos y ha olvidado una serie de episodios que le hicieron cosechar cuatro abandonos en las primeras diez carreras de la temporada. Tocó fondo el pasado 5 de julio cuando sufrió un accidente de tráfico en Ibiza circulando a 0,87 en el control de alcoholemia posterior.

El de Ducati pidió perdón por aquello y prometió profesionalidad para intentar ganar el que sería su primer Mundial de MotoGP. Por lo pronto, Bagnaia sólo ha conocido el triunfo como resultado tras su incidente en la isla balear y ahora se le ve mucho más maduro y centrado en la moto como demostró en el Red Bull Ring.

Quartararo le llevó al límite de los nervios en la carrera disputada este domingo en Austria y Bagnaia exhibió la madurez propia de un candidato a ganar el Mundial venciendo al francés para quedarse a 43 puntos en la general. Muchos no lo creen, pero a falta de siete carreras por disputarse hay partido.

Lo hay porque Aleix Espargaró, el gran perjudicado del fin de semana tras su sexto puesto, no ha dicho su última palabra en el Mundial. El catalán está a 28 puntos de Quartararo y puede ser un factor decisivo en esta recta final con sus ganas de intentar hacer historia con la Aprilia.

Márquez como traca final

Tampoco somos ajenos al papel que pueda jugar en estas carreras restantes un Marc Márquez que está a punto de reaparecer y quién sabe si al 100% tras su cuarta operación en el húmero. El ocho veces campeón no es ajeno a este papel de ser juez de un Mundial como demostró en 2015 cuando tuvo mucho que ver en que Valentino Rossi no ganase su décima corona y que ésta recayese en Jorge Lorenzo tras un incidente con patada incluida.

Lo que parece evidente es que el Mundial de MotoGP ha revivido gracias a un Bagnaia que está pilotando más fino que nadie y que ha conseguido una racha de tres triunfos consecutivos que no veía Italia precisamente desde los tiempos de Valentino Rossi.

Además de ser el piloto más en forma, Bagnaia cuenta con una Ducati que es un misil en recta y que si se coloca delante es casi imposible que sea rebasada por una Yamaha. En estos pilares, el italiano basará su intento de remontada en lo que queda de temporada. El Mundial de MotoGP no puede estar más interesante.