Apuestas Fórmula 1: la cuota 5 de Alonso es muy apetitosa

Extrañamente, todos acabaron contentos.

A falta de una carrera, todo puede ocurrir, y el precio del asturiano en Betfair anima a arriesgarse a invertir unos euros.

Si alguien se ha beneficiado últimamente de la aparición de la lluvia, ése ha sido Alonso

Lewis Hamilton se sacó de la manga una actuación primorosa para alcanzar la victoria en el Gran Premio de Estados Unidos. El piloto de McLaren ganó su vigesimoprimera carrera con una exhibición de clase, haciendo sombra a Sebastian Vettel durante 42 vueltas hasta superarle y no mirar atrás. Vettel había dominado las sesiones de prácticas y la calificación y era el claro favorito para ganar, pero McLaren supo estar a la altura cuando más contaba para subir a lo más alto del podio.

Con la victoria de Hamilton, Vettel fue incapaz de sellar el Mundial de Pilotos, ya que Fernando Alonso se desquitó de una calificación muy pobre con la tercera plaza. Ese resultado significa que ambos pilotos se enfrentarán en Sao Paulo este fin de semana con el título en juego, aunque el alemán goce de una ventaja de 13 puntos.


Ferrari utilizó sus cartas de maravilla para mejorar la posición de Alonso, penalizando deliberadamente el coche de Felipe Massa, que se encontraba por delante en la parrilla. Así el asturiano pudo partir por la parte más limpia del trazado, y escalar hasta la cuarta plaza en la salida. Luego avanzó hasta el podio con la avería de Mark Webber, que se quedó fuera de la carrera cuando el alternador de su Red Bull provocó un fallo del motor.

No fue un gran día para mis pronósticos de apuestas, ya que Michael Schumacher languideció durante toda la carrera con serios problemas en sus neumáticos, hasta acabar en una discretísima decimosexta posición tras llegar quinto a la primera curva. Intentará hacerlo mejor en su segunda "última carrera" en Brasil, seis años después de la primera. 

La cuota de [1.16] de Sebastian Vettel indica que es claro favorito al título, pero la apuesta a favor de Alonso es muy tentadora (54/1). Llegados a este punto, cualquier cosa puede suceder, y el Gran Premio de Estados Unidos ha mostrado que el motor del Red Bull no es precisamente infalible. Si Vettel se retirase en la última carrera, el asturiano sería campeón finalizando tercero. Añadamos a la ecuación la seria posibilidad de que la lluvia afecte al trazado de Interlagos durante el fin de semana; si alguien se ha beneficiado últimamente de la aparición del líquido elemento, ése ha sido Alonso. Solo hace falta recordar lo que ocurrió en Malasia, en la segunda carrera de la temporada...

Red Bull aseguró el Mundial de Constructores gracias a la segunda plaza de Vettel. El equipo de las bebidas energéticas necesitaba cuatro puntos para asegurar el entorchado, así que un octavo puesto habría sido suficiente. Es el tercer premio consecutivo de Red Bull, un logro solo alcanzado antes por Ferrari y Williams, y que sitúa ya a la marca austriaca como quinta escudería más exitosa de la historia, por delante de históricos como Brabham, Renault y BRM. Aunque ahora las temporadas son más largas y comprimen más Grandes Premios, no tiene poco mérito. ¡Felicidades a Red Bull!