Apuestas golf: todo lo hay que saber sobre el Open Británico

El torneo con más solera del golf se desplaza a Irlanda del Norte por segunda vez en la historia. El sensacional Royal Portrush acoge un torneo apasionante.

Apuesta 25 euros en apuestas combinadas cada semana y consigue un bono de 10 euros en Betfair.

La historia del torneo
Después de un cambio sensible en la programación, el Open Championship, el más antiguo y el más grande de los cuatro grandes, es el último que se jugará en la temporada. Organizado por el Royal and Ancient Golf Club de St. Andrews (el R&A), el Open Championship es el único de los cuatro grandes que se juega fuera de los Estados Unidos. Willie Park ganó el torneo inaugural en 1860 y esta será la 148ª edición. El Open siempre se organiza en un campo 'links' y casi siempre en Escocia o Inglaterra, pero este año, por segunda vez en su ilustre historia, se jugará en el Royal Portrush en Irlanda del Norte. Royal Portrush organizó el evento una vez anteriormente, en 1951.

El campo
The Dunluce Links de Royal Portrush, en Portrush, Condado de Antrim, Irlanda del Norte, es un par 71 de 7.337 yardas. Desde que tengo memoria, se ha hablado de que otro Open podría organizarse en Royal Portrush, por lo que es genial volver finalmente después de 68 años. Max Falkner ganó la edición de 1951 en la única ocasión previa en que esta joya irlandesa organizó el Open, y el éxito de esa edición puede haber alimentado el clamor de una segunda edición aquí. Y también haberlo evitado durante muchos años, por no estropear aquel recuerdo. La edición del 51 fue la primera vez en la que el evento fue cubierto por completo por la BBC y la combinación de un lugar tan fabuloso y un ganador tan extravagante ayudó al torneo a crecer en estatura. Falkner era famoso por su estilo y vestimenta colorida y también se dijo que fue culpable de firmar una bola en el primer 'tee' de la ronda final, con la inscripción 'Max Falkner - Campeón del Open'. Liderando por seis a mitad del recorrido, la victoria parecía probable, pero haber firmado una pelota para aquel niño, agregando 'Campeón del Open' a petición del padre, fue quizás un poco ingenuo. Con todo, el mal fario no terminó por derribarle, y Falkner se mantuvo entero para ganar por dos golpes con un total de tres bajo par. Con el Open creciendo en estatura, el regreso a Portrush parecía cada vez menos probable a medida que pasaban los años. El Open es un hoy en día evento masivo con grandes multitudes, y Portrush simplemente no tenía la infraestructura para soportar la magnitud del torneo en la era moderna. Habiendo organizado el Irish Open en 1947, a Royal Portrush se le concedió la edición de 2012, ganada por Jamie Donaldson con 18 bajo par. El torneo fue visto como un éxito, pero si Portrush iba a ser el anfitrión del evento más grande de todos, se necesitarían cambios... Hay dos recorridos en Royal Portrush: el Valley Course y el Championship Course, llamado Dunluce Course. Después de haber sido diseñado originalmente por Old Tom Morris en 1888, y haber sido recreado por Harry Colt en 1932, el Dunluce es una obra maestra creada por genios del diseño, pero para albergar el Open y adaptar la vasta Spectator Village, la única opción era construirla donde se ubican los hoyos 17 y 18 en el Dunluce. Esto puede parecer una medida drástica, pero hace mucho que se decía que el 18 era un hoyo final flojo. De hecho, el Dunluce era descrito a menudo como un campo con 17 hoyos de clase mundial, y después el 18º. Y el par cinco del 17 era también bastante sencillo, una vez encontrada la calle y evitado el famoso búnker 'Big Nellie' desde el tee. Una vez que se tomó la decisión de sacrificar el 17 y el 18, se encontró una parcela en las afueras del Valley Course para los dos hoyos nuevos requeridos. Los nuevos hoyos, diseñados por Martin Ebert, serán el séptimo y octavo esta semana y se ha construido un nuevo 'Big Nellie' junto al séptimo. Se han realizado otros cambios en varios hoyos (incluido un nuevo green en el par cinco del 2) y todos los hoyos después del octavo han movido su posición en la tarjeta, por lo que el temible par tres 'Calamity' que solía ser el 14 es ahora el 16. El hoyo siempre ha sido visto como muy complicado y podría decirse que le costó al argentino Antonio Cerdá el título en 1951. Terminó como subcampeón a dos golpes de Falkner, tras sumar un seis en Calamity en la cuarta ronda. El hoyo se ha alargado y podría arrancar un final emocionante, con un par 4 al que se puede llegar desde el 'tee' en el 17 y el único hoyo final con un dog-leg de toda la rotación del Open en el 18.

Pronóstico del tiempo

Últimos diez ganadores
2018 - Francesco Molinari -8.
2017 - Jordan Spieth -12.
2016 - Henrik Stenson -20.
2015 - Zach Johnson -15 (playoff).
2014 - Rory McIlroy -17.
2013 - Phil Mickelson -3.
2012 - Ernie Els -7.
2011 - Darren Clarke -5.
2010 - Louis Oosthuizen -16.
2009 - Stewart Cink -2 (playoff).

¿Qué se necesita para ganar el Open?
Aunque el Open se juega en un campo diferente cada año, los 'links' ofrecen en general una prueba similar, cualquiera que sea el campo que se use. No suele destacar ninguna estadística en los ganadores, pero si profundizamos un poco más, cabe observar que en las ediciones más recientes, la recuperación parece ser el dato clave. Desde 2013, los seis ganadores han sido primero, cuarto, segundo, séptimo, cuarto y quinto en recuperaciones. En el Irish Open en 2012, Royal Portrush se jugó como par de 72 golpes, con un total de 7,143 yardas. Esta vez es solo un par 71, con un total de 7,337 yardas, y una configuración más difícil debido a que este es un grande. El de esta semana es un test mucho más difícil, pero las estadísticas de esa edición siguen siendo al menos de cierto interés, y en 2012 la recuperación también fue una referencia pertinente. El ganador fue quinto en recuperaciones, el tercero clasificado segundo. Cabe destacar que Donaldson fue el mejor con el 'putt' esa semana. La buena mano en los 'greens' se antoja clave. La clasificación de recuperación del PGA está aquí, y la del Circuito Europeo aquí.

¿Hay un tipo de ángulo para apostar?
Antes de la edición 2015, los cinco ganadores anteriores se habían preparado para el Open jugando en el Abierto de Escocia la semana anterior. Zach Johnson, quien había terminado tercero en el John Deere Classic antes de ganar en 2015, interrumpió esa racha, pero Henrik Stenson la llevó a cinco de seis en 2016. Sin embargo, a qué velocidad cambia todo. Solo uno de los últimos cuatro ganadores del Open Championship ha jugado en el Abierto de Escocia, y más ganadores en ese período se ubicaron entre los tres primeros lugares en el John Deere Classic, ya que Molinari terminó subcampeón allí el año pasado. Spieth es el único ganador en los últimos nueve años que no jugó en la semana antes de su triunfo en el Open, y todavía estoy convencido de que jugar la semana anterior en el Abierto de Escocia y familiarizarse con los 'links' es el camino a seguir. El Abierto de Escocia se ha jugado en un 'links' desde 2011 y ha demostrado ser un calentamiento fabuloso desde entonces.

¿Hay un tipo de ganador?
La experiencia lo es todo, y Phil Mickelson es el mejor ejemplo. Durante 11 años penó en el Open y luego algo hizo 'click' en Troon hace 15 años cuando terminó tercero. Desde entonces, ganó el Open y compitió un par de veces más, y su duelo con Stenson hace tres años es posiblemente el mejor de era moderna. Es un jugador de 'links' increíblemente bueno ahora, pero le tomó mucho tiempo llegar a ese nivel. Justin Thomas es un ganador de un grande, pero la semana pasada habló sobre lo que aún está aprendiendo y cómo siente que necesita más experiencia en el golf tipo 'links'. Para resaltar aún más cuán importante es la experiencia, Molinari fue el noveno jugador de 35 años o más que ganó el Open en los últimos 12 años y los veteranos siguen haciéndolo bien año tras año. Stenson había cumplido 40 años solo tres meses antes de que ganara en 2016 y el ganador de 2015, Zach Johnson, cumplió 40 años ocho meses después de haber ganado. Si Johnson hubiera nacido un poco antes, cinco de los últimos ocho ganadores del Abierto habrían tenido 40 años o más. Además de que Stenson ganara hace tres años, Phil Mickelson, de 46 años, terminó segundo, y Steve Stricker, de 49 años, terminó cuarto. En Royal Birkdale, hace 11 años, Greg Norman, dos veces campeón del Open, lideró el torneo con dos golpes de ventaja después de tres días duros y ventosos a sus 53 años, y fue el jugador más mayor en liderar el Open tras 54 hoyos. Solo 12 meses después, Tom Watson, de 59 años, rompió ese récord cuando logró una ventaja de un golpe en la ronda cuatro en Turnberry. Ambos fueron superados al final, pero enfatizan el punto que estoy subrayando. Este es claramente un torneo donde la experiencia es una gran ventaja y la edad no es una barrera. Teniendo en cuenta lo bien que les fue a los jugadores experimentados, tal vez no sea sorprendente que los debutantes tengan un historial lamentable. Ben Curtis, en 2003, fue el último campeón en ganar su debut y antes que él fue Tom Watson en 1975.

Tácticas en juego
Molinari se quedó empatado en la 29. posición a seis golpes tras dos jornadas el año pasado, y seguía a tres golpes del líder antes de la última, pero las remontadas han sido bastante comunes en la sede del año pasado, Carnoustie. No es la norma. Molinari, Harrington en 2004 y Stenson hace tres años son los únicos ganadores en los últimos 15 años que estaban fuera del top-ten después de la primera ronda. 13 de los últimos 19 ganadores estaban dentro de las cinco primeros posiciones a mitad de torneo y 14 de los 19 estaban a tres golpes de diferencia o menos después de 36 hoyos. A menos que el clima sea desapacible y el viento aparezca, recuperar terreno en los 'links' puede ser difícil.

Lideres del mercado
Por lo general, soy más que capaz de separar las emociones cuando se trata de apuestas, pero estoy sufriendo para hacerlo con el favorito de esta semana, Rory McIlroy. Tener un Open en Irlanda del Norte durante su carrera es algo que Rory no necesariamente hubiera esperado que sucediera. Que ocurra mientras está en gran forma y en teoría, en el mejor momento de su vida en lo personal, le brinda una oportunidad fabulosa. McIlroy logró un 61 en Royal Portrush cuando tenía 16 años, hace casi exactamente 14 años (ver más abajo). Ganó el Open en Hoylake en 2014 y, tras no poder defender su título después de haberse lesionado jugando al fútbol en 2015, terminó entre los cinco primeros en cada uno de los últimos tres Open. Su juego largo y preciso será una gran ventaja en Portrush, con el 'rough' muy alto, pero ¿perderá muchos putts y los nervios lo afectarán? Acaba de terminar en un decepcionante puesto 34 en el Abierto de Escocia, donde no jugó muy bien.

Rory es junto a Justin Rose como uno de los grandes embajadores del golf y es un tipo realmente agradable. Que gane esta semana me daría muchísima satisfacción y sin duda significaría mucho para él. Esto es lo que tuvo que decir al respecto mientras jugaba en Escocia la semana pasada. "No importa lo que hice en el resto de mi carrera de golfista, ganar en Portrush sería lo más destacado. No importa qué más hiciera, si ganara un Open en casa, sería lo mejor. Tal vez para otras personas sería diferente, pero para mí, nada podría superar eso". Increíblemente, el número uno del mundo, Brooks Koepka, ha finalizado primero o segundo en cinco de los últimos seis grandes y busca ganar su cuarto 'major' en diez. Pero de los cuatro, su trayectoria en este es la más débil: jamás ha superado la sexta plaza. Koepka ha tenido dos actuaciones decepcionantes desde que terminó segundo tras Gary Woodland en el U.S. Open en Pebble Beach, terminando retrasado tanto en el Travelers Championship como en el 3M Open, pero no estaría muy preocupado por esos esfuerzos deslucidos ya que es un animal diferente en los grandes. Me preocupa más que no jugara la semana pasada. Habló acerca de cómo le gusta jugar la semana anterior a un grande, por lo que es un poco desconcertante que no lo haya hecho en Escocia, dado que ocho de los últimos nueve ganadores del Open jugaron la semana antes de que ganar este 'major'. Jon Rahm es otro jugador poderoso que llega al Royal Portrush después de un descanso, pero estará con buen talante después de ganar el Irish Open por segunda vez en tres años, hace dos semanas, y en un campo similar al de Portrush. Los números de Rahm en el Open son pobres hasta ahora, pero ello no debería durar mucho. Me pregunto si ya es lo suficientemente maduro como para ganar un Open, pero es un gran jugador de 'links', tiene una trayectoria fantástica en Irlanda, y está en plena forma. El número dos del mundo, Dustin Johnson tuvo una gran oportunidad de ganar el Open Championship de 2011 y luchó de nuevo en Hoylake en 2014, pero su forma en el Open es discreta y también lo es su forma actual. Desde que asustó a los apostadores que habían optado por Koepka en el U.S. PGA Championship, donde terminó segundo tras un tropiezo tardío que frustró una remontada fantástica, D.J. ha jugado mal. Tenía muchas ganas de competir por el título del U.S. Open en Pebble Beach, pero solo pudo terminar en el puesto 35 y a ello le siguió un decepcionante 20. en el Canadian Open y un corte fallado en el Rocket Mortgage Classic. Tiger Woods está claramente tratando de proteger su cuerpo, pero pasar directamente del Masters de EE. UU. al PGA no funcionó (falló el corte) y me sorprende un poco que no haya jugado desde que terminó 21. en el U.S. Open. Estuvo en la pomada el domingo del año pasado, pero finalmente cayó al sexto lugar. La falta de una salida reciente es una preocupación para él y por ello no representa valor. Sorprendentemente, el segundo puesto del año pasado de Justin Rose fue su mejor final desde su debut con una cuarta plaza siendo amateur en 1998. Tiene una pobre trayectoria en el Open y aunque fue tercero en el U.S. Open la última vez, no jugó tan bien como siempre de 'tee' a 'green' y su buena posición se debió a un 'putter' caliente. Parezco un disco rayado, pero que no haya jugado desde Pebble Beach es un punto negativo para él.

Las selecciones
Hubiera preferido haber visto un poco más de Rory McIlroy en Escocia la semana pasada, pero él tomó la ruta correcta hacia Portrush, descartando el Irish Open (un gran sacrificio) y jugando en Escocia, y es imposible criticar su pedigrí en el Open o su momento de forma. Es el hombre a batir si los nervios no le afectan. Matt Kuchar presenta estadísticas muy prometedoras de cara a este Open, y lo hizo bien en Escocia la semana pasada. Ian Poulter, Matthew Fitzpatrick y Tyrell Hatton terminaron también cerca, y los tres tienen su oportunidad. A los 43, y con 17 participaciones en su haber, Poulter tiene la experiencia precisa y con una tercera (2013) y una segunda (2008) posición a su nombre, también tiene precedentes muy alentadores. Fitzpatrick ha estado en una forma muy buena en el último mes, y aunque solo tiene 24 años, es muy maduro y sabe cómo ganar. Tyrrell Hatton ha jugado muy mal últimamente, pero terminó el Abierto de Escocia con fuerza y ​​ha ganado dos veces en el evento 'links' de Alfred Dunhill. El cuarto y último inglés en mi cartera es Eddie Pepperell, quien tuvo una buena semana en Irlanda hace dos semanas, donde terminó en cuarto lugar. Fue segundo en el Abierto de Escocia el año pasado y perdió un playoff en el Royal County Down en el Irish Open en 2015. Bernd Wiesberger ganó en Escocia la semana pasada, tras un segundo lugar en el Irish Open hace dos semanas. Es el jugador de 'links' más en forma, pero ¿está listo para ganar un grande y cómo de cansado estará? Por último, he apostado unas cuantas libras por Christiaan Bezuidenhout de Sudáfrica, que jugará su primer Open. Me impresionó mucho la forma en que ganó en Valderrama el mes pasado y habrá disfrutado jugando su cuarta ronda junto a Rory McIlroy el domingo en Escocia. Una apuesta tonta tal vez, debido a su falta de experiencia, pero los sudafricanos tienen un excelente récord en el Open y este joven promete mucho.

Apuestas recomendadas
Rory McIlroy a cuota [9] (Sportsbook).
Matt Kuchar a cuota [30] (Sportsbook).
Mateo Fitzpatrick a cuota [50] (Sportsbook).
Eddie Pepperell a cuota [60] (Sportsbook).
Ian Poulter a cuota [60] (Sportsbook).
Tyrrell Hatton a cuota [60] (Sportsbook).
Bernd Wiesberger a cuota [50] (Sportsbook).
Christiaan Bezuidenhout a cuota [100] (Sportsbook).

Steven Rawlings,