Barcelona vs. Valencia: Apuestas en un duelo de necesidades

El Barcelona está obligado a ganar este domingo, si no quiere comenzar a descolgarse definitivamente de las plazas altas de la clasificación.

El equipo de Bordalás se desplaza hasta la capital condal para enfrentarse al conjunto catalán en un duelo importante para las aspiraciones europeas de ambos conjuntos.

Ronald Koeman volverá a verse las caras con Bordalás tras el incidente del Coliseum de la pasada temporada, aunque las cosas han cambiado mucho desde entonces. Bordalás ha tomado las riendas del equipo de la capital del Turia, en una temporada en la que los valencianistas han depositado mucha fe en su técnico, confiando en que les devuelva a posiciones más elevadas en la tabla y quién sabe si a la posibilidad de luchar por una plaza europea.

La mano de Bordalás empieza a notarse en este Valencia. El técnico alicantino ha sabido jugar muy bien sus cartas hasta la fecha y este Valencia es muy distinto al que vimos la pasada campaña. Los ches han empezado la temporada en un buen momento de forma, a pesar de las bajas importantes que han tenido en varios partidos. Han peleado todos y cada uno de los encuentros, dejando buena imagen en todos ellos.

Como decimos, el conjunto che afronta el partido ante el Barcelona con la recuperación de piezas clave como son Carlos Soler, Gayà y Cheryshev, que llevaban cuatro partidos en el dique seco y este parón de selecciones les ha servido para ponerse a punto. La nota negativa se la lleva el portugués Correia, recientemente renovado, el cual atraviesa una serie de molestias musculares que puede que le impidan jugar. A estas bajas se suma la de Alderete por acumulación de tarjetas.

El Barça contra las cuerdas

Por parte del Barcelona, la situación es en ciertos aspectos, similar a la del Valencia. Lo es sobre todo en materia deportiva, en la que destaca, la mala planificación que se traduce a su vez en plantillas claramente descompensadas, con algunos de los cinco futbolistas más sobrevalorados de LaLiga.

No son buenos tiempos en Can Barça. Un entrenador que parece sentenciado y una plantilla con demasiadas caras jóvenes, forman una combinación que, si bien para el aficionado culé puede resultar incluso ilusionante, hasta la fecha sus resultados no han sido ni mucho menos lo esperado y los próximos encuentros que disputen los culés en Champions frente al Dinamo de Kiev y en LaLiga frente al Real Madrid, se antojan vitales para el devenir del equipo.

El conjunto catalán presenta varias bajas para este encuentro entre las que destacan Pedri, Araujo y Balde. Como punto positivo, el Kun Agüero ya ha vuelto a los entrenamientos junto con Dembelé. Otro que regresa es Jordi Alba, que tras este parón de selecciones ha recuperado sensaciones y estará disponible para Koeman, junto con el nuevo "10" culé, Ansu Fati, del que se esperan grandes cosas esta temporada tras un estelar regreso frente al Levante.

El noveno lugar que ocupa el conjunto catalán en la clasificación liguera les obliga a ganar si no quieren despegarse de las posiciones europeas a las primeras de cambio y, con toda seguridad, la vuelta de jugadores como Dembelé o el Kun, servirá para mitigar la escasa capacidad goleadora del equipo hasta la fecha, más cuando el equipo se juega gran parte de sus aspiraciones las próximas semanas. Salvo en la parcela ofensiva, no se esperan grandes cambios en la alineación de Koeman.

Pronósticos para el partido

Dada la fragilidad defensiva de ambos conjuntos y la más que posible titularidad de Lenglet en la saga culé, relegado a la suplencia tras la llegada de Eric García, me hace plantearme la cuota [1,7] que nos ofrece Betfair a marcarán ambos equipos, sobre todo viendo el nivel de ambos equipos en materia defensiva.

Por otra parte, dada la imperiosa necesidad que tiene el Barcelona por sumar puntos en el campeonato liguero, y por ende, de lograr por todos los medios la victoria frente al Valencia, mi COMBIPARTIDO será [1,79] a la victoria del Barcelona y el menos de 4,5 goles. Se me antoja una muy buena cuota, ya que espero un partido disputado, pero sin un número excesivo de goles.