¿Puede España parar a Mbappé? El gran reto de la defensa de Luis Enrique

Este domingo se decide el campeón de la UEFA Nations League con un partidazo entre la Francia de Mbappé y Benzema y la España de Luis Enrique.

Pau Torres y Eric García están ante uno de los desafíos más complicados de su carrera en la final de la Nations League después de que el jugador del PSG haya sido el mejor en las semifinales ante Bélgica

Nadie daba un duro por la España de Luis Enrique, pero está en la gran final de la Nations League. Es cierto que es un torneo menor, pero los rivales son de mucha entidad. Tras eliminar a Italia en semifinales ahora espera Francia en la gran final. La Francia de Kylian Mbappé.

EL francés viene de ser clave en la remontada ante Bélgica de los suyos: marcó, creó varias oportunidades de peligro y se echó el equipo a la espalda cuando perdían 0-2 y todo pintaba negro. Lleva 18 goles en 50 partidos con la selección nacional y quiere más ante un país con el que se le ha relacionado muchísimo.

Su posible fichaje por el Real Madrid ha sido el culebrón del verano, pero finalmente no llegó a buen puerto. Ahora, con el final de su contrato en el punto de mira, se mide a La Roja con la intención de sumar un título más a sus vitrinas.

GettyImages-1327320085 (2).jpg

España, por su parte, viene de hacer uno de los mejores partidos que se le recuerdan. Ante Italia fue muy superior a pesar de las críticas recibidas por Luis Enrique debido a la extraña convocatoria que realizó, pero el resultado le dio la razón.

La defensa de los nuestros es quizá la parte del equipo que más dudas está levantando. Eric García y Pau Torres no están siendo todo lo contundentes que deberían y ahora, con Mbappé delante, todo parece mucho más complicado. España centrará su fuerza en el equipo y el bloque, mientras que los franceses tirarán más de individualidades. ¿El problema? Que la zaga roja parece blanda ante el poderío del ataque galo.

Los datos hablan de una selección que ha encajado un tanto en dos de los cuatro partidos que ha disputado después de la Euro 2020. Tiene complicada la clasificación directa para el Mundial de Qatar, pero levantar un nuevo título le haría subir la moral exponencialmente.