Por fin, vuelve La Liga

El jueves 11 de junio vuelve la Liga y lo hace con uno de los mejores duelos para ello. El Ramón Sánchez-Pizjuán vivirá un derbi atípico, sin las gradas llenas, sin el rugir de la afición, sin los piques entre seguidores, pero con la misma intensidad de siempre.

Todos los equipos están con la puesta a punto. Ya pueden entrenarse por completo y preparar a pleno rendimiento los partidos, aunque con el recelo generado por las múltiples lesiones que se han ido acumulando en el regreso a los entrenamientos. 

Casi tres meses después del parón competitivo como consecuencia de la crisis del Covid-19, La Liga vuelve a abrir sus puertas para disputar las once jornadas que restan para finalizar la temporada. Con todo aún por decidir, la afición vivirá expectante cómo regresan los equipos a la normalidad. 

Aunque a puerta cerrada pero bajo la atenta mirada de todos, el balón vuelve a rodar. Junio y julio serán los meses para un cierre de temporada atípico. Sin público en las gradas pero con mucha tensión en el césped. Todo aún está por decidir. No se sabe quién se hará con el título, quiénes se codearán con los mejores de Europa en la Champions o viajarán por el viejo continente. Tampoco está claro quiénes se quedarán y quiénes tendrán que hacer las maletas para descender a Segunda División. 

El jueves 11 de junio vuelve la Liga y lo hace con uno de los mejores duelos para ello. El Ramón Sánchez-Pizjuán vivirá un derbi atípico, sin las gradas llenas, sin el rugir de la afición, sin los piques entre seguidores, pero con la misma intensidad de siempre. Será una oportunidad para el Betis, si se cumple en España lo mismo que ocurre en la Bundesliga, donde parece que el factor campo se ha eliminado y los visitantes se encuentran más cómodos en estadios ajenos que propios. No hay que perder de vista, que los sevillistas se juegan más que tres puntos ya que desean mantener intacta la tercera plaza que ostentan y seguir metiendo presión a Barça y Real Madrid que, de momento, parece que serán quienes pujen por el título. 

Los blaugranas se miden a un Mallorca de urgencias por tratar de conseguir la salvación. El estado de forma de Messi preocupa. Todo apunta a que podrá estar disponible para el primer partido aunque todo dependerá de si se le quiere forzar o recuperar por completo pensando en el maratón de partidos que deberán disputar en las próximas semanas. En el caso del Real Madrid, se enfrentan al Eibar en el Alfredo Di Stéfano, un escenario nuevo para ambos y en el que habrá que tener en cuenta detalles extradeportivos como por dónde se pone el sol. 

Todos los equipos están con la puesta a punto. Ya pueden entrenarse por completo y preparar a pleno rendimiento los partidos, aunque con el recelo generado por las múltiples lesiones que se han ido acumulando en el regreso a los entrenamientos.