Los 5 Guantes de Oro en los Mundiales del siglo XXI

¿Podrá Unai Simón convertirse en el sexto mejor portero?

Courtois, Neuer, Casillas, Buffon y Kahn son las leyendas que han levantado este trofeo.

El fútbol son goles: cómo generarlos y cómo evitarlos. El Mundial de Qatar ya ha comenzado y para encontrar al ganador final serán clave tanto los delanteros como los porteros. Repasamos los guardametas que han ganado el trofeo a mejor arquero en los mundiales del siglo XXI.

Lejos de lo que pueda pensarse, el premio no se lo lleva el que menos goles encaje, sino el que designen los votos de un grupo de Estudio Técnico. En caso de empate en las puntuaciones, vence el jugador que haya llegado más lejos en el torneo.

Thibaut Courtois - Rusia 2018

El portero del Real Madrid realizó un Mundial brutal en la última edición. Su selección se quedó en semifinales, pero Courtois dejó su impronta hasta esa ronda con paradas memorables.

Ni siquiera Hugo Lloris, guardameta de la campeona Francia, pudo hacerle sombra.

Manuel Neuer - Brasil 2014

En esta ocasión, el premio sí que fue para el campeón. El portero alemán fue clave en la consecución del mundial de los suyos y lo consiguió con paradas que dieron la seguridad necesaria a una selección que arriba era matadora.

Participó en el 1-7 a Brasil y fue de los mejores en la gran final ante Argentina.

Iker Casillas - Sudáfrica 2010

Uno de los premios más claros. España consiguió su primera estrella en Sudáfrica y lo hizo gracias a paradas como la de Iker Casillas a Robben en el mano a mano más famoso de la final ante Países Bajos.

También detuvo penaltis como el vital lanzamiento de Cardozo desde los 11 metros.

Gianluigi Buffon - Alemania 2006

Italia ganó el Mundial de Alemania 2006 basándose en una férrea defensa y en un Buffon que estuvo inconmensurable.

De hecho, la gran final ante Francia se decidió en la tanda de penaltis, donde Buffon fue clave.

Oliver Kahn - Corea y Japón 2002

El portero de Alemania no tuvo su mejor actuación en la final de la Copa del Mundo de Corea y Japón ante Brasil.

Ese partido cayó del lado de la 'Canarinha', pero eso no impidió que Kahn levantase el Guante de Oro de esa edición, así como el Balón de Oro.