El gol de Iniesta y aquel mítico 11 de julio de 2010

La afición vibró con la selección en 2010
La afición vibró con la selección en 2010

Recordamos la fecha más feliz de los aficionados a la selección española. El día en el que La Roja fue campeona del mundo.

Hasta el minuto 108, los holandeses no vieron ninguna tarjeta roja. Fue para Heitinga, por doble amarilla.

España siempre había sido un 'quiero y no puedo'. Una selección que siempre había tenido buenos jugadores, pero que no daba del do de pecho en las grandes citas. Sin embargo, el 11 de julio de 2010, en el Estadio Soccer City de Johannesburgo, la historia de nuestro fútbol cambió por completo.

Dos años antes, La Roja había levantado la Eurocopa de 2008 tras una final ante Alemania de vértigo, y al Mundial de 2010 llegaba tras haber eliminado a esa misma selección en semifinales. En frente, la Países Bajos de Van der Vaart, Sneijder y Robben.

El partido duró 120 minutos (90 de juego reglamentario más 30 de prórroga) y durante todo el choque, el verde fue un campo de batalla. El colegiado, Howard Webb, permitió que los holandeses hiciesen de las suyas con patadas, empujones y alguna que otra agresión. Para el recuerdo queda la patada voladora que protagonizó De Jong con Xabi Alonso como objetivo.

Los holandeses no vieron ninguna tarjeta roja durante 108 minutos. Entonces la recibió Heitinga, por doble amarilla. Los Países Bajos habían recibido ocho amonestaciones con anterioridad. Los jugadores españoles, mientras tanto, se mostraban desesperados ante un juego extremadamente duro.

Iker, una parada para la historia

A pesar de que España fue superior durante todo el partido, hubo una jugada que pudo cambiar el curso de la historia. Era el minuto 61 y el marcador iba 0-0. Robben, encaró a Iker Casillas absolutamente solo.

"Según avanzaba Robben estaba confiado en que tenía las mismas oportunidades que él, en que podía pararla o hacer que la tirara fuera", aseguró Casillas tiempo después. El guardameta se venció a su izquierda mientras el disparo de Robben fue a su derecha, pero en el úlitmo momento, el portero desbarató la oportunidad con la punta de su bota.

"Cuando la veo, me sigo emocionando", añadió Iker. El capitán sería, después, el encargado de levantar el trofeo que todos los españoles añoraban desde que se inventó el fútbol. Pero no anticipemos, porque para llegar a ese momento, tuvo que suceder el gol más famoso de nuestro balompié.

Iniesta de mi vida

Era el minuto 116 y el partido parecía abocado a la tanda de penaltis. España se había merecido la victoria, pero no había tenido claridad de cara a puerta. Sin embargo, todo cambió. Un contraataque que puso en vilo a todo un país.

Fue Cesc Fábregas el que dio el último pase para que Andrés Iniesta chutara con todo su corazón. Debajo de su equipación, una camiseta recordando a su amigo Dani Jarque, recientemente fallecido, que mostró en la celebración del gol de los goles. El resto es historia. ¿De qué será capaz La Roja en Qatar 2022?

Consulta aquí nuestra guía de Preguntas y Respuestas para el Mundial.