El día en el que Inglaterra levantó su única Copa del Mundo

Los ingleses recuerdan su primera y única estrella
Los ingleses recuerdan su primera y única estrella

En el país que inventó el fútbol solo han visto levantar una vez el trofeo más importante del mundo. Lo recordamos.

Se enfrentaron Alemania e Inglaterra con las heridas de la II Guerra Mundial aún abiertas y con las emociones a flor de piel.

Si hay un país en el que se lleva el fútbol en la sangre ese es Inglaterra. Allí nació el deporte más popular del mundo, aunque eso no ha sido sinónimo de éxito en las grandes competiciones de selecciones. En Qatar, los Three Lions volverán a tener una oportunidad de alcanzar la gloria, algo que solo han conseguido una vez en toda la historia.

¿Cuándo nació el fútbol?

Pero antes de llegar a ese día en el que por fin los ingleses tocaron el cielo, nos remontaremos hasta 1863, año en el que se fundó la Asociación Inglesa de Fútbol. A pesar de que desde hacía siglos en las islas británicas se jugaba a un deporte consistente en llevar un objeto a una u otra parte de un terreno de juego enfrentando a dos equipos, ese es el año en el que se considera oficialmente que nació el fútbol.

Esta organización fue la primera en establecer las reglas de juego, entre ellas la separación entre el propio balompié y el rugby, que se habían desarrollado juntos como un solo deporte desde hacía décadas. Este fue el nacimiento del deporte más querido, pero eso no ha impedido que Inglaterra haya sumado fracaso tras fracaso en los mundiales.

El Mundial de Inglaterra 1966

Sin embargo, en 1966, todo fue diferente. Era 30 de julio y la final de la Copa del Mundo se celebraba en el estadio de Wembley, con una Isabel II muy joven que acudió al partido a modo de presentación pública como monarca. Se enfrentaban Alemania e Inglaterra, con las heridas de la II Guerra Mundial aún abiertas.

Fue una final muy disputada y que llegó al final de los 90 minutos con un resultado de 2-2, con goles de Haller y Weber para los alemanes y de Hurst y Peters para los ingleses. Sin embargo, si por algo es recordado ese encuentro es por lo que sucedió en la prórroga. Uno de los tantos más polémicos de la historia del fútbol.

La polémica de las polémicas

El colegiado era el suizo Gottfried Dienst y todavía sigue sin saberse si acertó o no en su decisión. Corría el minuto 101, primera parte de la prórroga, cuando Hurst disparó potentemente y el balón rebotó en el larguero y botó sobre la línea. ¿O fue dentro?

El linier ruso Tofiq Bakhmramov consideró que había sido gol y el tanto subió al marcador. Para más inri, el 4-2, que también marcó Hurst, se produjo con tres espectadores invadiendo el terreno de juego.

Como curiosidad, en 1995, la Universidad de Oxford realizó un estudio en el que se dictaminó que el balón no había traspasado la línea en su totalidad. Sea como fuere, Inglaterra acabó llevándose el título más deseado y Bobby Moore, capitán de aquel equipo de leyenda, pudo levantar el trofeo entregado de la mano de la jovencísima reina Isabel II.

¿De qué será capaz la Inglaterra de Southgate en el Mundial 2022?