Las 3 decisiones que han destrozado la carrera de Cristiano Ronaldo

CR7 podría tener un palmarés mucho mayor si no hubiese tomado una serie de decisiones que a la postre se han demostrado como erróneas.

Cristiano Ronaldo ha sido seducido por el contrato más elevado de la historia del fútbol.

Cristiano Ronaldo es uno de los máximos goleadores de toda la historia, ha ganado cinco Balones de Oro, cinco Champions, una Eurocopa y un sinfín de títulos. Sin embargo, hay una frase que se le ha vuelto en contra y que retumba desde su reciente fichaje por el Al-Nassr. "Yo terminaré mi carrera en lo más alto, a mi nunca me veréis en equipos de allí", dijo en referencia a cuando Xavi Hernández fichó por el Al-Saad qatarí en 2015.

El portugués, a sus 37 años, decidió aceptar una oferta para jugar en la modesta liga saudí pese a contar con ofrecimientos en Europa, Estados Unidos, Brasil o Australia, tal y como él mismo desveló. Cristiano Ronaldo ha sido seducido por el contrato más elevado de la historia del fútbol y que le reportará 200 millones anuales a su cuenta bancaria.

Puede que Cristiano haya aceptado por el dinero o por seguir metiendo goles en esa interminable carrera por ser el máximo goleador de todos los tiempos, el hecho es que sus decisiones de un tiempo a esta parte han sido todo lo contrario a lo que se podía esperar de él. Su reciente ruptura con su agente de toda la vida, Jorge Mendes, nos habla de que existe algún remordimiento en CR7.

A continuación, repasamos las tres decisiones que destrozaron la carrera del futbolista:

1-. Marcharse del Real Madrid

En medio de la celebración de la Decimotercera Champions League del Real Madrid, Cristiano decidió que era el momento de soltar la bomba y pedir marcharse del club donde se había convertido en su máximo goleador histórico en nueve temporadas. El futbolista había ganado cuatro Champions, cuatro Balones de Oro, dos ligas, dos Copas del Rey, tres Mundiales de clubes y otros cuantos títulos más cuando dijo esas palabras.

En su alegato de despedida, Cristiano dijo además que la Champions debería llamarse "CR Champions" dejando claro que si el Real Madrid había ganado había sido por él y no por una mezcla de ambos. El tiempo, sin embargo, ha dado un título más a los blancos en este particular pique. Cristiano no eligió mal marchándose a un habitual de las finales de la Champions como la Juventus, pero accidentalmente estaba poniendo la primera piedra en su decadencia porque nunca volvería a ganar en Europa.

2-. Eligió el United antes que el City

Tras su periplo por la Juventus -donde se apuntó dos Scudettos y una Copa-, Cristiano forzó para marcharse del equipo turinés tras no ganar la última liga y haber empeorado sus relaciones con la directiva. El luso tuvo múltiples ofrecimientos y uno de ellos fue el del Manchester City de Pep Guardiola. Los citizens buscaban un delantero centro de primerísimo nivel y pensaron en CR7 como un refuerzo de lujo.

Cristiano estuvo a las puertas de firmar hasta que recibió una llamada de su antiguo mentor, Sir Alex Ferguson. El mítico técnico del United le convenció para que volviese a los 'Diablos Rojos' a un proyecto que llevaba casi una década a la deriva coincidiendo con su salida del equipo. El '7' rechazó jugar para Guardiola y quizá perdió su último tren para ganar una Champions más para su palmarés. Se habría convertido en el tercero en conseguirlo en tres equipos diferentes uniéndose al club de Seedorf y Eto'o.

3-. Se declaró en rebeldía y no le apoyó nadie

Tras una temporada en el United, Cristiano decidió echar un pulso a la directiva porque no estaba nada contento con la obligación de jugar Europa League. El luso puso a Jorge Mendes a peinar el mercado y no le llegaron ofertas de Champions que le pudieran satisfacer, pese a que muchos vieron un cierre de su historia con el Sporting de Lisboa -que sí jugaba la máxima competición continental- un broche espectacular.

Cristiano se reincorporó a United sin hacer la pretemporada, falto de ritmo y afiliado al banquillo. Forzó conseguir su carta de libertad antes del Mundial con una entrevista incendiaria contra el club. Pensó que haciendo un gran Mundial tendría ofertas de primer nivel de Champions y volvió a medir mal. De empezar de titular con Portugal, terminó como suplente y hasta reclamando un gol que no fue suyo. Esa actitud terminó por desencantar a las pocas novias que le quedaban.

Entrenó en las instalaciones del Real Madrid durante una semana, pero el club blanco no movió un dedo para hacerse con sus servicios. Finalmente, Cristiano se vio obligado a aceptar la opción de jugar para el Al-Nassr antes de quedarse en el paro.

El futbolista sueña con hacer seis grandes meses en Oriente Medio y volver por la puerta grande a Europa. Puede que ocurra o puede que no, pero a buen seguro que estará arrepentido de una cadena de decisiones equivocadas que comenzaron el 26 de mayo de 2018 en el estadio Olímpico de Kiev.