Azpilicueta, el gran chollo del mercado

Azpilicueta, un ídolo en Stamford Bridge
Azpilicueta, un ídolo en Stamford Bridge

Más allá de los Mbappé o Pogba, el capitán del Chelsea está tentado por los cantos de sirena de LaLiga. Queda libre en verano y los mejores equipos del mundo lo tienen en cartera.

El equipo que finalmente consiga hacerse con los servicios del español para la próxima campaña, se habrá asegurado un líder. Un futbolista temperamental, ejemplo en el vestuario, polivalente y que pocas veces dará un 10 pero menos bajará de un 7.

Campeón de Europa, fijo en la Selección española y un futbolista que todo entrenador quisiera tener en su equipo. César Azpilicueta (1989, Zizur Mayor) ha ido ganando peso en el mundo del fútbol. Desde Osasuna, el defensa navarro aterrizó primero en Marsella y de ahí llegó al Chelsea en 2012. Hoy es el líder del equipo blue sobre el verde. Lleva el brazalete y Tuchel lo considera pieza imprescindible.

Pero, a sus 32 años, Azpilicueta ha abierto la opción de cambiar de aires. Lo ha conseguido todo en el cuadro británico y la tentación de regresar a España es cada vez mayor. César sabe que está, posiblemente, ante su último gran contrato. Y nuestro país le reclama cada vez con más fuerza. El Barcelona y el Atlético de Madrid son los pretendientes que más suenan, sin descartar equipos de la zona noble como el Sevilla o el Villarreal, o incluso su amado Osasuna.

La puja está abierta. El equipo que finalmente consiga hacerse con los servicios del español para la próxima campaña, se habrá asegurado un líder. Un futbolista temperamental, ejemplo en el vestuario, polivalente y que pocas veces dará un 10 pero menos bajará de un 7. Ya sea como central o como carrilero, Azpilicueta ofrece un rendimiento seguro. Por eso es una de las gangas del mercado.

Un excelente rendimiento en Inglaterra

El capitán blue cuenta su décima campaña en la Premier League. En ninguna de ellas ha disputado menos de 26 partidos. Sus nueve goles en 305 encuentros ligueros, para un total de 14 en 443 vistiendo la elástica del Chelsea, son mera anécdota. Porque lo que aporta Azplicueta a un equipo no se mide en números. Sus intangibles suponen la diferencia, ésa que ansían Barcelona y Atlético de Madrid contratando al futbolista navarro.