Los datos de la tormenta perfecta del Real Madrid al PSG

El Madrid sacó brilló a la Champions
El Madrid sacó brilló a la Champions

El Real Madrid sacó a relucir su garra en una segunda parte espectacular en el Santiago Bernabéu que le valió para sellar su pase a los cuartos de final de la Champions frente al Paris Saint Germain.

Los blancos consiguieron una sensación de abrumar que el rival no consiguió superar obligándoles a 'achicar agua' constantemente

Un ciclón pasó por Madrid el pasado miércoles a eso de las 22:15. Muchos estaban advertidos de lo que podía suceder porque no era la primera vez que el Santiago Bernabéu llevaba en volandas a su equipo para ganar una eliminatoria que parecía imposible. Ocurrió así y el conjunto de Carlo Ancelotti le metió tres goles al PSG en un lapso de 17 minutos siendo Karim Benzema el ejecutor de toda la operación con tres goles. Los datos no engañan y nos muestran a un conjunto blanco ultra agresivo, especialmente con la entrada de Camavinga, Lucas y Rodrygo a partir del minuto 60.

En la segunda mitad, la tormenta blanca probó, y de qué manera, a un Donnarumma intentando hasta 13 disparos a puerta de los cuales cuatro fueron a puerta, seis fuera y tres terminaron bloqueados por la zaga parisina. El bagaje del Paris Saint Germain en esa faceta fue pésimo con un intento que se fue fuera y otro que bloqueó la zaga blanca. Ese apartado quizá sea el más llamativo, pero ni mucho menos el único que nos da las clave del triunfo local.

El Madrid realizó ocho disparos desde dentro del área generando cuatro ocasiones claras, además sacaron tres córners y arrinconaron a un PSG que les igualó en posesión al 50%, pero que siendo incapaz de salir de su propio campo. El equipo blanco presionó arriba y lo hizo con criterio logrando hasta cuatro robos en campo ajeno. Los chicos de Ancelotti bombardearon el área visitante colocando 17 centros por apenas uno de su rival. Pese a no tener un enorme éxito en esa suerte, los blancos consiguieron una sensación de abrumar que el rival no consiguió superar obligándoles a 'achicar agua' por medio de despejes hasta en nueve ocasiones.

Precisamente en un despeje in-extremis de Marquinhos llegó el gol definitivo de Karim Benzema, quien empaló al primer toque el 'pase' del brasileño para culminar la remontada. El Real Madrid exhibió una superioridad manifiesta en el juego aéreo ganando los tres duelos que tuvieron lugar en esta suerte y consiguiendo hasta cuatro interceptaciones. El PSG fue ostensiblemente interior en todos estos números descabalgando como equipo en el encuentro.

El Real Madrid culminó una de esas noches que pasarán a la posteridad demostrando que jugando como bloque y presionando alto pueden ser muy peligrosos. Desde el fallo de Donnarumma en el primer gol, el PSG se quedó groggy porque no supo nutrir de balones a un Kylian Mbappé que apenas pudo entrar en contacto con el esférico en cuatro ocasiones en todo el periodo. El centro del campo parisino, que también lo hizo en la ida y en la primera parte de la vuelta, se quedó totalmente bloqueado ante un ciclón llamado Bernabéu.