Guardiola se vistió de rojiblanco

El ténico español renunció a su juego para asegurarse su presencia en semifinales; el Atlético le montó una trampa

Ver a Guardiola echar al equipo atrás y perder tiempo no es normal. Es la excepción. Pero tampoco es algo que no advirtiera. En la ida le preguntaron por las tácticas del Atlético de Madrid y fue claro: "Mi equipo ganó 1-0 en Old Trafford y Bernardo Silva gastó 5 minutos en un córner. Eso no es jugar feo, es ser inteligente", dijo el técnico de Sampedor.

Guardiola evitó criticar a su homólogo, Diego Pablo Simeone, consciente de que la vida da muchas vueltas y de que quizás a él le tocaría asumir el rol de equipo defensivo en algún momento de la eliminatoria. "No hablo del estilo de los demás", espetó a un periodista cuando le preguntaron si esperaba un Atlético más defensivo en la vuelta que en la ida.

Guardiola tampoco atacó a los rojiblancos con la prehistoria. Sus palabras fueron tergiversadas. Cuando en la previa de la ida se le calificó como "el inventor del fútbol", Guardiola aseguró que su estilo de juego ya aparece definido en la prehistoria de este deporte, según un libro de tácticas de Martí Perarnau.

Tras ganar 1-0 en el Etihad Stadium, Guardiola dijo que es imposible atacar contra un sistema de diez defensas, que es así ahora y lo fue también en la prehistoria. Pero el Atlético necesitaba un motivo para envalentonarse contra Guardiola y su City y lo encontró en aquellas palabras.

Al ver defenderse al español, táctica que le fue válida para pasar a semifinales, siendo el primer técnico en lograr nueve en la Champions, la hinchada rojiblanca y los jugadores se echaron encima suya.

Por un día, Guardiola se vistió de rojiblanco y eso es algo que el Atlético de Madrid y su afición no han sido capaces de aguantar.