Los números de Messi no son tan malos: ¿que tiemble el Madrid?

El primer partido de octavos de final entre el PSG y el Real Madrid está a la vuelta de la esquina y Leo Messi tiene cuentas pendientes. Volverá a enfrentarse a su eterno rival, esta vez con otra camiseta.

Es cierto que el argentino ya dejó atrás su mejor momento de forma, pero el que para muchos es el mejor jugador de la historia sigue muy vigente.

LaLiga Santander y la Ligue 1 son objetivos prioritarios del Real Madrid y del PSG... pero la Champions League es harina de otro costal. Quedan pocos días para que se dé el pistoletazo de salida a los octavos de final de la máxima competición europea y el duelo entre estos dos equipos es el más esperado.

Ambos dominan con mano de hierro en sus respectivos torneos domésticos y ya tienen su mirada puesta en la ida de los octavos de la Champions, especialmente un Leo Messi que se volverá a reencontrar con su eterno rival después de haber ganado su séptimo Balón de Oro. Lo extraño es que se ha instalado en el imaginario colectivo que su temporada no está siendo buena, pero la realidad quizás sea otra.

Es cierto que sus mejores partidos ya los ha jugado, pero 'la pulga' todavía tiene mucho que aportar. Este curso ha marcado 7 tantos, ha repartido 6 asistencias y ha disparado 7 veces al palo en 17 titularidades entre Champions League y Ligue 1. Ha estado un total de 1433 minutos sobre el terreno de juego en 19 choques, siendo uno de los jugadores más utilizados por su compatriota Mauricio Pochettino, que ha llegado a estar en la cuerda floja.

champions.jpg

A Messi cada vez se le ve más cómodo dentro del sistema del PSG y llega a la fase decisiva de la temporada en su mejor momento. Es cierto que era una incógnita saber si se adaptaría bien a jugar junto a Mbappé y Neymar, pero parece que los buenos siempre se entienden.

En cuanto a los regates y según datos del portal de referencia WhoScored, Leo Messi promedia 2,3 regates con éxito por partido, números que suben a 2,8 en choques de Champions League. Además, provoca 1,9 faltas y da 2,2 pases claves por encuentro. Conclusión, los números de Messi no son nada malos: ¿que tiemble el Real Madrid?