Thiago, más vale tarde que nunca

Thiago Alcántara no está brillando en su primera temporada en Inglaterra.
Thiago Alcántara no está brillando en su primera temporada en Inglaterra.

Cuando en el futuro recordemos la Premier League 2020/21, pocos mencionarán la actuación de Thiago contra el West Brom. El hispano-brasileño volvió a su mejor versión, aunque hubiese que esperar 36 jornadas para verla.

El hispano-brasileño recuperó su mejor versión y Klopp espera que sea clave en las dos jornadas de Premier que restan.

Alisson no sólo le robó el protagonismo a él, sino a toda la Premier. Con su brillante cabezazo en el tiempo añadido, el guardameta reavivó las aspiraciones del Liverpool de estar entre los cuatro primeros. Pero el del domingo fue también el partido de Thiago Alcántara.

El ex del Bayern no había brillado en su primera temporada en la cuna del fútbol. Una lesión temprana, molestias sostenidas y un colapso general hicieron que un fichaje lógico y venerado terminase por parecer insustancial.

Pero por fin empezamos a ver lo que el hispano-brasileño demostró en Alemania y en la selección; Thiago está entre los mejores creadores de juego del fútbol mundial y podría ser fundamental para devolver a los 'reds' a lo más alto.

En defensa y en ataque

Contra el WBA, el mayor de los hermanos Alcántara realizó 120 toques -un 50% más que cualquier otro jugador sobre el terreno de juego-, completó 96 pases y tuvo el control absoluto de la contienda, aunque el marcador final estuviese en duda hasta el último minuto.

Ningún centrocampista de la Premier League ganó el fin de semana más duelos (10) ni más entradas (3). Sí, era el West Brom, un equipo descendido y que debería haber ofrecido una menor resistencia. Pero asistimos a la versión más parecida de Thiago que se ha visto hasta ahora en Inglaterra (o, al menos, desde su temprano cameo en la segunda parte contra el Chelsea, allá por el mes de septiembre).

El cabezazo de Alisson será el highlight de YouTube que se recordará durante años. Pero quizás éste haya podido ser también el partido en el que Thiago haya descubierto su lugar en el Liverpool. El resto de las piezas que le rodean deberán, ahora, estar a su altura.