Similitudes entre la generación de Xavi y la nueva hornada

La Masía del Barcelona saca a muchos talentos
La Masía del Barcelona saca a muchos talentos

El barcelonismo se encuentra ilusionado ante la irrupción de los Pedri, Ansu Fati, Araujo, Mingueza, Gavi, Nico o Demir, pero los resultados no acompañan por el momento

Hay mimbres para generar un equipo dominante, pero es necesario tener paciencia para que muchos jugadores jóvenes puedan convertirse en lo que ahora prometen

El Barcelona afronta una nueva era tras la salida de Leo Messi. Muchos jugadores jóvenes están recibiendo sus primeras oportunidades en el primer equipo y algunos de ellos se están asentando como titulares indiscutibles. Hay mimbres para generar un equipo dominante, pero es necesario tener paciencia para que muchos jugadores jóvenes puedan convertirse en lo que ahora prometen. Sin ir más lejos, Xavi Hernández debutó en 1998 con el primer equipo y hasta 2008 no se convirtió en el jugador que todo el mundo recuerda como el mejor centrocampista español de todos los tiempos.

En la generación de Xavi hubo casos de éxito inmediato como un Carles Puyol que se asentó en la zaga de inmediato o un Víctor Valdés que se convirtió en el portero titular con 22 años. Otros como el mencionado Xavi tardaron más en cristalizar, mientras que Andrés Iniesta vivió los vaivenes de juventud para alcanzar un rendimiento constante a partir de su tercer año en el primer equipo. Todos los jugadores mencionados debutaron de la mano del técnico holandés Louis van Gaal y lo hicieron en unos tiempos con resultados convulsos en lo deportivo para los culés. ¿Quién se puede olvidar de Joan Gaspart celebrando el gol de chilena de Rivaldo que clasificaba a los culés en cuarto puesto para la Champions?

En esta nueva etapa, el Barça está intentando seguir esa senda de la mano de otro holandés, Ronald Koeman, que tiene muy claro que va a dar bola a los más jóvenes siempre que den un rendimiento parecido a un veterano. El holandés ya ha hecho debutar bajo su pizarra a Pedri, Araujo o Mingueza durante la pasada temporada y a Gavi, Nico o Demir en la presente, además de mimar a Ansu Fati para que despunte como la estrella que se le presupone.

Ambas generaciones guardan similitudes en el gusto por la posesión de balón y el juego vistoso, aunque todavía falta que los 'millenials' culés se empiecen a ensamblar. Nadie duda ya del talento de un Pedri que apunta a Xavi ni de un Araujo que sueña con seguir los pasos de Piqué o un Mingueza que guarda similitudes con Carles Puyol salvando las distancias. Veremos en qué rompen Gavi, Nico y Demir, pero que nadie se asuste si de aquí salen nuevos Iniesta. El barcelonismo debe tener paciencia con unos jóvenes que van a ser los encargados de dar la cara tras la salida de Messi y la pésima herencia dejada por Josep María Bartomeu.