¿Por qué la cantera del Barça funciona mejor que la del Madrid?

La Masía es un emblema del Barça
La Masía es un emblema del Barça

La irrupción de Gavi, Ansu Fati, Nico y compañía ha colocado al Barça de nuevo en el radar de equipos potentes de futuro. El Real Madrid, en cambio, no posee una cantera así de sólida.

El Barça se acostumbró desde principios de los 90 a sacar talentos para que debutasen a tempranas edades con mayor o menor éxito

La Masía culé siempre fue un escenario donde los jóvenes supieron que si lo hacían bien tendrían su oportunidad en el primer equipo. El Barça se acostumbró desde principios de los 90 a sacar talentos para que debutasen a tempranas edades con mayor o menor éxito. La clave de que funcionen reside en un sistema implantado en tiempos de Johan Cruyff donde se juega desde alevín bajo un esquema de 4-3-3 quedando muy delimitadas desde pequeños las obligaciones de cada jugador, su posicionamiento y todo lo que debían de hacer sobre el campo.

El Barça, en la época Guardiola, llegó a sacar un once casi íntegro de La Masía con jugadores como Piqué, Busquets, Xavi, Iniesta, Messi o Cesc Fábregas en el cénit de sus carreras. El club culé vive ahora una especie de segunda hornada de la mano de Ronald Koeman con la irrupción de jóvenes como Pedri, Ansu Fati, Gavi o Nico. Todos ellos poseen cualidades espectaculares para convertirse en estrellas, aunque su viaje no ha sido como el de Xavi, sino más bien como el de Iniesta -quien salió de Albacete- al ser fichados de otras canteras del país como Las Palmas, Sevilla, Betis o Montañeros de Coruña, respectivamente.

Los culés han tenido un gran ojo para adquirirlos y luego foguearles en las categorías inferiores del club según sus necesidades formando ahora uno de los equipos más jóvenes y prometedores del fútbol español. El debut de Gavi con 17 años y 60 días en la selección española nos habla de que este tipo de jugadores marcarán el futuro del fútbol nacional y que en el equipo culé cuentan con un centro del campo más que prometedor con un tridente que no llega ni a los 18 años de media.

El Real Madrid, por su parte, siempre ha tenido más reparos para sacar a los jóvenes del Castilla al primer equipo. En el equipo blanco no se le tiene tanta fe a unos muchachos que no han jugado a alto nivel en el club, pero que de forma paradigmática nutren a muchos equipos de Primera División. Ejemplos hay muchos y repartidos por casi todos los clubes de la máxima categoría, aunque especialmente destaca el caso del Atlético de Madrid con jugadores de la casa como Marcos Llorente o Mario Hermoso, quienes podrían estar perfectamente de titulares en el club blanco en la actualidad y que fueron exiliados.

El Barça tiene una política diferente al Madrid en cuanto a los jóvenes gracias a que una figura como Cruyff dejó ese legado en la cantera. Los blancos, en cambio, siempre se han decantado más por los resultados inmediatos que por las oportunidades en el primer equipo. Es verdad que en los últimos años se han implantado un método de jugadores que se han ido fogueando fuera como Carvajal o Lucas Vázquez para luego regresar triunfantes, aunque no es la tónica habitual. En términos de boxeo, la cantera culé funciona mejor libra por libra que la merengue.