Memphis Depay o cómo hacer olvidar a Messi

La grada del Camp Nou necesita recuperar la ilusión
La grada del Camp Nou necesita recuperar la ilusión

El delantero ha comenzado la temporada como un auténtico disparo logrando cinco goles en el último parón de selecciones y siendo el referente del Barça

Depay, a sus 27 años, ha encontrado la madurez que hace seis temporadas le faltó cuando dio el salto a un gigante como el Manchester United

Que vaya preparando la chequera Joan Laporta porque Memphis Depay le va a pedir mucho dinero para seguir en el Barcelona. El holandés fue una de las gangas del verano firmando gratis por los culés siendo una petición expresa del entrenador Ronald Koeman. El delantero está cumpliendo sobradamente con las expectativas levantadas e incluso las ha superado siendo el referente de dos equipos con tanta enjundia e historia como la selección de Holanda y el Barcelona.

Los números no engañan y las sensaciones tampoco. Todo avala a un Depay que consiguió cinco tantos en esta ventana internacional de partidos de clasificación para el Mundial de Qatar y además suma dos con la camiseta del Barça en tres partidos. Si Leo Messi ha dejado vacío de esperanza en la afición culé, el tulipán parece empeñado en hacer olvidar al astro argentino haciendo un arranque de temporada ilusionante al nivel de cuando se trajo a Ronaldinho Gaucho.

Depay, a sus 27 años, ha encontrado la madurez que hace seis temporadas le faltó cuando dio el salto a un gigante como el Manchester United. El holandés siempre defendió que esa oportunidad le llegó demasiado pronto y que pesó en exceso la expectativa de que fuese el sucesor de Cristiano Ronaldo por su parecido en el juego. Memphis dio un paso atrás reflotando su carrera en el Lyon y ahora se ha hecho el amo y señor del Barcelona tras la salida de Messi y de Griezmann. Koeman -con quien promedió un gol por partido en su época de seleccionador holandés- le ha dado las llaves del equipo y está respondiendo a la confianza con creces.

El delantero sabía que triunfaría con la camiseta culé tras aceptar firmar un contrato anodino en el mundo del fútbol por apenas dos temporadas. Si mantiene este rendimiento, Depay va a poder hacer su particular agosto muy pronto porque el próximo verano las ofertas se amontonarán sobre su mesa. Nadie dijo que fuese fácil rellenar el vacío dejado tras la marcha de Messi, pero un tipo llamado Memphis ha sabido coger el toro por los cuernos y hacer menos traumática la ausencia del futbolista más dominante de la última década.