Xavi no mejora los arranques de Guardiola y Luis Enrique

Xavi Hernández dirigirá esta jornada su partido liguero número 15 como técnico del Barcelona, ¿qué tal le está yendo?

En favor del de Terrasa juega el hecho de que ha sido el único de los tres en llegar a mitad de temporada.

El encuentro ante Osasuna será el decimoquinto en Liga que Xavi dirija desde que llegó al Barcelona en noviembre en sustitución de Ronald Koeman. La tarea era complicada, con un conjunto fuera de los puestos de Champions League y completamente deprimido. Pero el técnico de Terrassa ha mejorado la cara del equipo y le ha dado alas. ¿Suficiente para ponerse a la altura de Pep Guardiola y Luis Enrique?

El periplo de Xavi comenzó con victoria ante el Espanyol a mediados de noviembre (1-0). En los 14 encuentros disputados hasta la fecha ligueros con él en el banquillo, el Barcelona ha ganado nueve, ha empatado cuatro y ha perdido uno, contra el Real Betis. En esta racha ha conseguido 31 puntos, con 29 goles a favor y 14 en contra.

En la temporada 2008/2009, la primera de Pep Guardiola como técnico culé, el inicio no pudo ser más descorazonador, con derrota contra el Numancia y empate ante el Racing de Santander. En los catorce primeros partidos, Guardiola amasó once victorias, dos empates y una derrota. En este periodo, el equipo sacó 35 puntos, con 44 goles a favor y solo nueve en contra.

Si nos vamos hasta la temporada 2014/2015, cuando llegó Luis Enrique al banquillo, el Barcelona empezó la temporada de forma impecable con cuatro triunfos seguidos. No encajó ni un solo gol hasta el Clásico de la jornada nueve, sumó once victorias, un empate y dos derrotas en sus primeros catorce partidos. Anotó 36 goles y solo recibió cinco. Acumuló 34 puntos.

Por lo tanto, el Barcelona de Xavi por ahora no mejora nada al de las etapas gloriosas de Guardiola y Luis Enrique. Ambos consiguieron más puntos en sus primeros catorce partidos, marcaron más goles y recibieron menos. Xavi solo puede sacar pecho mínimamente por solo haber cedido un encuentro en este período, igual que Guardiola y uno menos que Luis Enrique. A su favor hay que decir que él ha sido el único en llegar a mitad de temporada y con un proyecto que se derrumbaba.