Memphis Depay y otros cuatro grandes negocios del Atlético de Madrid con el Barça

Los principales actores de los éxitos más recientes del conjunto colchonero llegaron procedentes del Barça por una cantidad económica muy baja o inexistente.

Griezmann nunca se adaptó a la Ciudad Condal. En dos campañas sumó 35 goles y 17 asistencias en 102 partidos.

Lo que era un secreto a voces en los últimos días se hizo realidad este viernes: Memphis Depay vestirá la camiseta del Atlético de Madrid hasta 2025. Los rojiblancos tendrán que desembolsar tres millones de euros más uno en variables, una operación que podría resultar muy rentable si el futbolista neerlandés es capaz de resolver los problemas goleadores que arrastra el equipo dirigido por el 'Cholo' Simeone.

El mundialista se podrá estrenar este sábado frente al Real Valladolid en un partido muy importante para los de Canillejas.

No es el único gran movimiento que se ha producido entre colchoneros y blaugranas, así que repasamos los negocios mejor gestionados por Gil Marín, Andrea Berta y Enrique Cerezo en la última década:

David Villa en 2013

El jugador asturiano fue traspasado a la ribera del Manzanares por solo 2,1 millones. El Atlético de Madrid habría tenido que pagar dos millones más si hubiera pertenecido a la plantilla en la temporada 14/15 y un millón más si continuara en la 15/16, pero abandonó la capital en verano de 2014 para poner rumbo a Australia.

En su estancia, el 'Guaje' aportó 13 goles y 4 asistencias en LaLiga que terminó ganando el cuadro rojiblanco con tres puntos de distancia sobre FC Barcelona, con quien empató a uno en la última jornada en el Camp Nou.

A su ex equipo también se enfrentó en la Supercopa de 2013, donde marcó un gol en el partido ida, aunque no fue suficiente para levantar el trofeo. En Champions llegó hasta la final y perdió con el Real Madrid, que también eliminó a los de Simeone en semifinales de Copa del Rey.

Luis Suárez llegó gratis

En 2020, al futbolista uruguayo le quedaba un año más de contrato con el FC Barcelona, pero llegó a un acuerdo con la entidad catalana para rescindir su vinculación después de que Ronald Koeman le dijera que no contaba con él. La Juventus tanteó con el 'Pistolero', aunque finalmente terminó recalando en el Metropolitano.

En su primer año convirtió 21 goles en 32 partidos de LaLiga, incluyendo los dos que significaron el título. En la penúltima jornada anotó el 2-1 frente a Osasuna en el minuto 88 y, en el último partido de la competición, selló el campeonato y completó la remontada ante el Valladolid (1-2) a falta de 23 minutos para la conclusión.

Sus cifras disminuyeron en el curso 21/22, donde solo anotó 11 goles en el torneo liguero, además de uno en Copa del Rey y otro en Champions League. Al término de esa campaña quedó libre y, posteriormente, se marchó al club de sus amores en Uruguay.

La estrepitosa operación con Griezmann

Fue una salida que generó mucho ruido en el club colchonero, los hinchas le hicieron la cruz al francés y el Atlético de Madrid se embolsó 120 millones de euros. Sin embargo, Griezmann nunca se adaptó a la Ciudad Condal. En dos campañas sumó 35 goles y 17 asistencias en 102 partidos.

En 2021, el futbolista francés regresó al Metropolitano en forma de cesión, pero con una cláusula obligatoria de 40 millones de euros si alcanzaba la mitad de los minutos disputados en los dos años de cesión. De ahí la famosa situación en que Simeone le daba entrada a los partidos en el minuto 60.

Ambos clubes terminaron llegando a un acuerdo y el Atlético de Madrid solo pagó 20 millones de euros al Barça por hacerse con el galo en propiedad. Es decir, un beneficio de cien millones para los rojiblancos.

Arda Turan dejó un agujero económico en el Barça

El conjunto catalán pagó 34 millones de euros a la entidad madrileña. Turan aterrizó en verano de 2015, cuando el Barça estaba penalizado por una sanción de la FIFA, lo que obligó a que el turco no debutará hasta 2016. Y su rendimiento no fue el esperado. En dos temporadas solo disputó 55 partidos y celebró 15 goles.

Nunca llegó a hacerse un espacio en el once inicial y la llegada de Valverde le apartó definitivamente de los focos. En enero de 2017 se cerró su salida al Basaksehir por dos años y medio, lo que evitó al FC Barcelona tener que pagar el sueldo al futbolista otomano, que tenía la sexta ficha más alta de la plantilla.