Los gigantes de la Liga ya están donde les corresponde

El balón de la Liga
El balón de la Liga

27 jornadas han tardado en copar los puestos de Champions League los cuatro grandes del fútbol español. Ha sido un camino tortuoso hasta restablecer el orden.

La aparición de Xavi ha quitado el foco a los jugadores y lo ha traspasado a un técnico que con su discurso ha sabido enamorar de nuevo a la afición.

Durante más de dos tercios de la temporada, muchos creyeron que una revolución en la Liga era posible. No ver regularmente ni a Barcelona ni a Atlético de Madrid en puestos de Champions League había desatado el nerviosismo y la incertidumbre en dos de las grandes aficiones de nuestro fútbol. Los culés, hasta la llegada de Xavi Hernández, parecían tenerlo en chino. Los rojiblancos tocaron fondo y ahora parecen vivir su mejor momento del año.

Las causas de este desbarajuste las encontramos en las planificaciones de las plantillas, las lesiones diversas y también en un alto rendimiento de equipos como Betis o Real Sociedad. Los hispalenses cedieron en la última jornada de Liga su posición de Champions League a un Atlético de Madrid que ha cogido la velocidad de crucero. Tres triunfos consecutivos en Liga con dos porterías a cero y un partidazo en Champions ante el United nos dan una buena muestra de que la recuperación es un hecho. En esta racha ha habido factores diferenciales como la resurrección de Joao Félix y la caída al banquillo de Luis Suárez. Simeone ha sabido recalibrar un equipo que ha recuperado el espíritu solidario sosteniéndose en el gran momento de forma de Kondogbia.

En el Barça, la aparición de Xavi ha quitado el foco a los jugadores y lo ha traspasado a un técnico que con su discurso ha sabido enamorar de nuevo a la afición. Es cierto que las llegadas con buen pie de Aubameyang, Ferran o Adama han ayudado, pero tampoco es menos cierto que el técnico supo identificar los problemas que venían heredados de la época Koeman. Ha sido fundamental también la recuperación de un Pedri que ha traído consigo mucho debate a sus 18 años con comparaciones con Iniesta o Zidane. El hecho es que los culés han sumado cinco victorias en seis partidos en Liga desde que se vieron con opciones en la Supercopa ante el Real Madrid.

Precisamente los blancos no deberían temer una hipotética remontada con el amplio colchón que todavía les queda en 11 jornadas de Liga, pero que no se descuiden. Los culés llevan una progresión digna de cuando Laporta fichó a Davids en su primer año como presidente del Barça. Los chicos de Ancelotti han cimentado su liderato en una defensa superlativa personificada en Courtois y Militao y un ataque donde Benzema y Vinicius son la pareja del año.

Queda cada vez menos tiempo para alcanzar a los merengues y el Sevilla, segundo a ocho puntos, parece que se centrará más en la final de Europa League que se juega en su estadio que en pujar por una Liga que se les empieza a escapar por culpa de su escasa fiabilidad fuera de casa, donde han sumado más empate que victorias. Lopetegui tendrá que tomar una decisión, pero parece que su puesto en Champions está asegurado con nueve puntos de ventaja sobre el Betis, el que ahora marca la línea de la Europa League. Por un momento en esta temporada pareció que tanto rojiblancos como culés podían caer a la segunda competición europea. Tras mucho remar, por fin están donde les corresponde.