Las 5 cláusulas más raras en la historia de los fichajes

Buscamos las prohibiciones y las condiciones más extrañas en la historia del fútbol a la hora de fichar en el mercado.

Cláusulas antimordiscos, antipeinados extraños y antiviajes espaciales: son solo algunos de los ejemplos más sonados de la historia

En pleno mercado de fichajes los equipos buscan reforzarse de la mejor manera posible y las cláusulas están a la órden del día (no solo las económicas). En Betfair repasamos las cinco más raras de toda la historia... y no tienen desperdicio.

La cláusula 'antimordiscos' de Luis Suárez

El Barcelona fichó a Luis Suárez en 2014 y el uruguayo venía de morder al italiano Chiellini en el mundial de Brasil de ese mismo año. Por ello, los azulgrana quisieron asegurarse de que no volviera a ocurrir: el diario inglés 'Daily Mirror' aseguró que el contrato del futbolista incluía una cláusula 'antimordiscos'. Si Suárez volvía a morder a otro rival, el jugador uruguayo tendría que pagarle una indemnización al Barça.

Stefan Schwarz no pudo ser astronauta

El Sunderland fichó a este futbolista en 1999 procedente del Valencia y se enteraron de que un amigo suyo tenía un billete para realizar un vuelo espacial en 2002. No quisieron que hubiese posibilidades de que se llevase a Schwarz con él y por eso le pusieron una cláusula antiviajes espaciales.

Van der Vaart y sus botas rojas

Football Leaks destapó una de las prohibiciones más extrañas de los últimos años. El Betis fichó al mediocentro en 2015 y estableció por contrato que no podía jugar con botas rojas, sus preferidas, debido a la rivalidad entre los verdiblancos y el Sevilla.

Balotelli no pudo 'liarla'

Es por todos conocido el carácter díscolo y 'gamberro' de Mario Balotelli. Cuando el italiano fichó por el AC Milan, los italianos querían asegurarse de que el ariete se comportaba e incluyó en su contrato una cláusula antiescándalos. Prohibidos peinados excéntricos, prohibidos mensajes polémicos... Balotelli tuvo que recatarse.

Y no ha sido la única cláusula extraña protagonizada por el italiano. En el Liverpool también le premiaban por contrato con un millón de libras si el delantero no era expulsado más de tres veces por conducta antideportiva en una misma temporada.

Castelen no quería cobrar por temporada

Lo normal en el mundo del fútbol es cobrar por mes o por año, pero el neerlandés Romeo Castelen no quiso cobrar así cuando firmó por el club ruso Volga Nishni. De hecho, es el único jugador de la historia, al menos que se sepa, que cobró por cada minuto que estuviese sobre el terreno de juego.