¿Cuánto cuesta una tarjeta amarilla y una roja en LaLiga?

Cuando un colegiado enseña una tarjeta amarilla o una roja supone un perjuicio para el equipo a nivel deportivo, pero lo cierto es que también lo hace a nivel económico.

El coste de las multas por tarjetas amarillas y rojas corren a cargo de los clubes desde la normativa lanzada por la RFEF en 2016

Aunque es uno de los aspectos más desconocidos por el público general, lo cierto es que las tarjetas amarillas y rojas no solo conllevan una amonestación o sanción deportiva, sino que también llevan consigo un coste económico. Repasamos las multas que suponen en LaLiga Santander y en LaLiga SmartBank.

El organismo encargado del arbitraje y, por tanto, de este tipo de aspectos, es la Real Federación Española de Fútbol, y esta establece en su Código Disciplinario (Artículo 52 relativo a multas o sanciones económicas) que una tarjeta amarilla en Primera división se paga con 180 euros.

Las tarjetas rojas, por su parte, tiene un coste de 350 euros por sanción de suspensión (para tarjetas rojas normales, ya que en el caso de que la acción suponga mmás de un partido de sanción por agresión u otra causa puede conllevar costes mayores no especificados previamente).

Más baratas en LaLiga Smartbank

En LaLiga SmartBank también tienen un coste las tarjetas amarillas y rojas. La primera de ellas de 90 euros y la segunda de 200 euros. Además, como ya es sabido, cada cinco tarjetas amarillas los futbolistas se pierden el siguiente choque por acumulación de amonestaciones.

Antiguamente estos gastos corrian a cargo del club y del jugador a partes iguales (sin contar los acuerdos privados entre futbolistas y entidades, que podían incluir en sus respectivos contratos), pero desde 2016 la RFEF especifíca que debe ser el club el que pague estas multas.

De todas formas, como decimos, puede haber cláusulas privadas en las que una entidad en concreto especifíque que un determinado jugador será el que corra con los gastos de las sanciones que acumule o provoque.