¿Cuánto cobra el ganador del Balón de Oro?

El Balón de Oro 2021 fue para Leo Messi y el 2022 ya empieza a cocerse, con lo que eso conlleva. Prestigio, notoriedad... y dinero.

Johan Cruyff, Maradona, Ronaldinho, Zinedine Zidane, Messi... repasamos lo que se llevan los futbolistas por levantar el trofeo individual más prestigioso del mundo

La temporada actual está llegando a su fin y las cábalas para saber quién será el próximo Balón de Oro. Benzema, Mbappé, Lewandoski... Todos ellos están en la terna. Ahora bien, ¿cuánto gana el que se lleva este trofeo?

Lo cierto es que, directamente, no se lleva absolutamente nada. Los jugadores premiados no reciben ninguna cantidad económica, o al menos de parte de los organizadores. Todo se basa en el prestigio que ha adquirido este galardon a lo largo de toda la historia.

El trofeo que otorga la revista France Football todos los años está valorado en unos 3.000 euros. Para que puedas hacerte una idea, tiene 31 centímetros de alto, 23 de largo y 23 de ancho. ¿El peso? 7,2 kilogramos. Sin embargo, como es obvio, su valor reside en lo simbólico.

De hecho, como curiosidad, Idan Ofer, multimillonario israelí, llegó a gastarse 600.000 euros en una réplica exacta en 2017. Aquella pieza, además, fue subastada por el portugués Cristiano Ronaldo, que tiene cinco trofeos en su haber.

leo-messi.r_d.2354-869-2126.jpeg

Lluvia de dinero indirecta

Que France Football no otorgue premio económico no quiere decir que los ganadores no vean como el dinero crece en sus arcas particulares. De hecho, los futbolistas tienen acuerdos privados con sus patrocinadores que normalmente van unidos a este tipo de logros.

Luka Modric, según el Confidencial, ingresó 800.000 euros de parte de Nike por ser seleccionado como mejor jugador del mundo en 2018 después de su espectacular Mundial. Cristiano Ronaldo, según Der Spiegel, recibió 4 'kilos' por el Balón de Oro de parte de Nike.

Johan Cruyff, Maradona, Ronaldinho, Zinedine Zidane, Messi... las grandes leyendas del fútbol tienen el Balón de Oro en sus vitrinas y no hay dinero que pague el honor y la reputación que otorga. Ese, por encima del resto, es el principal beneficio que tiene el título individual más prestigioso del mundo.