La Copa de la Liga que sólo tuvo cuatro ediciones en España

En los años 80 surgió un torneo en el que participaban todo los equipos de Primera División y los ganadores de la Copa de la Liga de otras divisiones. ¿La recuerdas?

La Copa de la Liga se disputaba entre el mes de mayo y junio y no alcanzó las expectativas marcadas

En los años 80, la taquilla de los estadios era una parte muy importante en el presupuesto de los clubes de fútbol, hasta tal punto de superar a las televisiones en el balance de ingresos.

Los equipos buscaban nuevas vías de ingresos y no era suficiente con que se disputaran anualmente dos eventos como LaLiga y la Copa del Rey.

Para la temporada 1982/83, la Federación Española de Fútbol decidió impulsar dos nuevos torneos a petición del FC Barcelona. Así las cosas, la Supercopa de España y la Copa de la Liga vieron la luz a partir de esa campaña. La primera mediría a los campeones de Liga y Copa antes del inicio de la siguiente temporada en un formato de ida y vuelta.

La Copa de la Liga, por su parte, era un torneo que se disputaba al término de LaLiga -entre los meses de mayo y junio- sirviendo como una revancha entre los 18 equipos que habían disputado esa temporada en Primera División, además de los campeones de las Copas de la Liga de divisiones interiores -uno de Segunda, dos de Segunda B y uno de Tercera-.

El concepto del torneo era a eliminación directa en un formato de ida y vuelta con sorteo directo hasta la final.

En su afán por dar prestigio al torneo, la Federación Española de Fútbol decidió dar al ganador acceso a la Copa de la UEFA a partir de la segunda temporada, manteniendo este premio hasta la extinción de la competición. Este incentivo sirvió para dar una final inédita e inesperada en su segunda edición: Valladolid vs. Atlético de Madrid, siendo éste el mayor éxito de la historia de los pucelanos.

El club más laureado de esta competición fue un Barcelona que ganó dos de los cuatro torneos, venciendo a Real Betis y Real Madrid.

Los blancos se llevaron un título venciendo a un Atlético de Madrid que fue dos veces finalista, pero que nunca bebió de las mieles del triunfo. Los rojiblancos, haciendo buena su condición de 'pupas', perdieron la única final resuelta en la prórroga y fueron el equipo que más partidos disputó en la historia del torneo: 32.

Los motivos del colapso de la competición

Pese a tener una primera final con un duelo entre el Real Madrid y el Barcelona, la competición no consiguió crear las expectativas marcadas.

Los ingresos tanto en taquilla como en televisión no alcanzaron las expectativas previstas siendo ambas losas las que terminaron por obligar al cierre de la competición.

La fechas no atraían a unos aficionados poco acostumbrados a ir a ver partidos decisivos en meses veraniegos. Luego, las audiencias no eran las esperadas por un bloqueo en el que Televisión Española tuvo mucho que ver, impidiendo a los canales autonómicos la emisión del torneo no registrando apenas foco televisivo.

La edición de la temporada 1985/86 fue la última de un torneo que intentó un cambio de formato para la temporada 1986/87, imitando el formato de la Supercopa de España e invitando además a un tercer club. El asunto no cristalizó y finalmente se decidió que la Liga Española creciese de 18 a 20 equipos a partir de la temporada 1987/88... para tener más partidos.

La Copa de la Liga fue un formato experimental que resultó ser un empacho para los aficionados. En la temporada 1982/83, Real Madrid y Barcelona se midieron hasta en cinco ocasiones haciendo que el valor de los Clásicos menguase por exceso de enfrentamientos por culpa de un nuevo torneo que se jugaba en todas las rondas a ida y vuelta.