Apuestas La Liga: el Barça de Koeman tiene que aclarar muchas dudas

Ver mercado

El equipo culé ha vivido un verano muy convulso tras la goleada histórica del Bayern en Champions. Messi intentó irse sin éxito, el club contrató a Koeman para que hiciese una limpia que apenas ha cristalizado y Ansu Fati ha explotado en la selección mientras ve su posición llena de competidores.

El asunto es que Koeman deberá encontrar un esquema para encajar las piezas que tiene con Messi como piedra angular. Coutinho, Dembélé, Griezmann, Ansu Fati... hay muchos candidatos para la delantera azulgrana y pueden venir todavía más.

Situación del equipo

El Barcelona se encuentra en una situación que recuerda a tiempos oscuros en la Ciudad Condal. Después de que Messi intentase marcharse sin éxito del club de su vida, el proyecto de Ronald Koeman comienza herido de muerte. El holandés pretende traer cambios al club y al estilo de juego y eso es acabar con una filosofía que hasta la fecha había dado resultado con títulos de Liga y Copa del Rey constantes para los culés en la última década.

El final de la pasada temporada -con una tremenda goleada en Champions y la decepción que supuso Quique Setién en la dirección del equipo- han precipitado una revolución que todavía no sabemos en lo que quedará. El club quiere cambiar de imagen y jubilar a vacas sagradas como Luis Suárez, Arturo Vidal, Busquets o Jordi Alba, mientras intenta dar cancha a fichajes que no han rendido según lo esperado como Coutinho, Dembélé o Griezmann. Sólo entre los tres suman casi 400 millones en traspasos.

Fortalezas y debilidades

Habría que estar ciego para no llegar a la conclusión de que este Barça ha adolecido de físico en los últimos meses. Equipos de mayor intensidad les han pasado por encima y ellos tampoco han hecho nada por cambiar el previsible juego de toque con el que el club lleva jugando una década. El equipo mantiene a Messi y a poco que esté motivado eso son 30 goles en la Liga. También tiene un jugador de tremenda progresión como Ansu Fati y las opciones de futuro personificadas en De Jong, Riqui Puig y Semedo.

ansu-fati-españa.jpg

El equipo, ni mucho menos, es tan malo como algunos lo han querido pintar. El asunto es que Koeman deberá encontrar un esquema para encajar las piezas que tiene y especialmente querrá revitalizar un centro del campo que ha perdido ya a Ivan Rakitic y que podría seguirle Arturo Vidal. Es por ello que el técnico holándes ha solicitado más músculo en esa zona del campo coqueteando con el jugador del Liverpool, Georginio Wijnaldum.

Quizá la debilidad más patente de los culés sea en la zona de la zaga con un Piqué muy envejecido y un Lenglet que no puede apagar él solo todos los fuegos. En el banquillo, Umtiti parece un ex jugador y otros relevos como Junior Firpo no ofrecen ningún tipo de fiabilidad. Ahora habrá quien se acuerde de cuando regalaron a futbolistas pujantes como Yerry Mina. Habrá que ver si Tobido es un Varane en potencia, pero lo que necesita el Barça es reforzar esa parcela.

Mercado de fichajes

Incorporaciones tras cesión hay unas cuantas, pero también jugadores que son una auténtica incógnita como Trincao o Pedri. El único que llega de nuevas y que sabemos que saldrá más o menos bien es un Pjanic al que quizá esta alternativa le pille veterano como muestran sus 30 primaveras.

Lionel-Messi-disappointed-1280.600x338.jpg

En principio, el regreso de Coutinho debe ser bueno para las esperanzas de todos, mientras que a Dembélé -hasta que se lesione- se le puede considerar un fichaje más. El club espera poder contentar a Koeman con Wijnaldum o Depay, aunque veremos si eso no conlleva cerrar la progresión de Ansu Fati o Riqui Puig.

¿Qué pueden esperar los aficionados?

Que Messi busque la reconciliación con el Camp Nou haciéndose un temporadón o que el argentino se borre lo máximo posible y deje el timón en manos de Griezmann o Coutinho. Ninguno de los dos es mal jugador, pero quizá eso de ser primera espada del Barça les quede un poco grande y eso que van para 30 años los dos.

Hay que prestar atención a...

Ansu Fati: El único que puede ponerse los pantalones de Messi si el argentino renuncia a jugar. Ha demostrado con la selección española que sólo necesita minutos y confianza para despuntar. Luis Enrique lo ha tenido claro y veremos si Koeman también. El técnico siempre prefirió apostar por los jóvenes antes que por los veteranos.

Ronald Koeman: Inevitablemente este año Koeman se la juega. Querrá llevar a cabo cambios profundos y dolorosos en el equipo. En el Valencia se cargó a Albelda, Cañizares, Angulo y casi Baraja. El holandés quiere que su aburguesada plantilla recupere el hambre y eso, a estas alturas de la película, solo se consigue con cambios drásticos.

Paco Rabadan,