Fábregas, un penalti y Gianluigi Buffon: el inicio de la leyenda

España eliminó a Italia en cuartos de final de la Euro 2008

Dos penaltis parados por Iker Casillas y el gol de Cesc en la tanda de penaltis ante Italia cambió la historia de la selección española en la Euro 2008.

En mayo de 2008, La Roja solo había levantado la Eurocopa de 1964, en blanco y negro y con la URSS como rival.

Era 17 de junio de 2008 y España contenía la respiración sabiendo que, muy probablemente, La Roja iba a caer eliminada. Total, eran cuartos de final de un gran torneo y era lo que tocaba. Un buen equipo que no jugaba mal, pero que perdía como siempre. Era tan sencillo como sumar Viena a una lista donde ya estaban Hannover, Gwangju o Lisboa.

España había dominado durante 120 minutos, disparo al palo incluido, pero Italia había aguantado como lo que era: la actual campeona del mundo. En los penaltis iban a enfrentarse los dos mejores porteros del planeta y, esta vez si, Gianluigi Buffon claudicó ante el 'Santo'. Iker Casillas cambió la historia secundado por un escudero inesperado: Cesc Fábregas.

Villa, Cazorla y Marcos Senna ya habían anotado. Güiza no, pero daba igual, porque el portero del Real Madrid y capitán de la selección había sacado a pasear su manopla hasta en dos ocasiones. Primero ante De Rossi y luego ante Di Natale. Todo quedaba en las botas y los nervios de un jovencísimo Cesc Fábregas. Respiró hondo, golpeo con el interior y muerte a la maldición de cuartos.

"Hubiese sido muy duro caer otra vez aquí, ya era hora de tener esa fortuna que siempre nos ha faltado. A pesar de que teníamos esa guerra interna, pudimos pasar en la lotería de los penaltis", comentaría después Casillas a los medios presentes. El resto es historia. Fue como soltar a una bestia que llevaba tiempo atada. En semifinales, ante Rusia, el baño fue de época y, en la final, Torres se ganó a pulso un lugar en el corazón de todos los españoles.

En mayo de 2008, La Roja solo había levantado la Eurocopa de 1964, en blanco y negro y con la URSS como rival. Ahora, en 2021, nuestro país tiene dos campeonatos continentales más y un mundial. ¡UN MUNDIAL! A cualquiera le hubiesen llamado loco por atreverse a imaginarlo hace dos décadas.

Ese 17 de junio se puso la primera piedra de la obra más grande que se ha construido en nuestro fútbol. Luis Aragonés fue el arquitecto, Iker Casillas el jefe de obra y Cesc Fábregas un invitado de excepción que hizo soñar a toda una nación.

Cuotas para España en la Euro 2020

España es finalista en la Euro 2020 4.3310/3

España gana la Euro 2020 87/1