Los mejores y peores momentos del España vs. Suecia

La afición se llevó una decepción en el debut de España
La afición se llevó una decepción en el debut de España

España no pudo hacer el debut soñado en la Eurocopa empatando en su estreno ante Suecia en un partido que tuvo como protagonista a Álvaro Morata. El estado del césped de La Cartuja tampoco ayudó

A Suecia su plan casi le sale a la perfección cerrándose atrás con muchos hombres y saliendo a la contra con peligro con Isak estrellando un balón en el poste

CUOTAS AL GANADOR DE LA EUROCOPA
Domingo, 11 de julio

La selección española cuajó un partido de más a menos en su estreno en la Eurocopa. Los chicos de Luis Enrique dominaron el balón de manera clara, pero tuvieron la pólvora mojada de cara al gol personificándose los problemas en un Álvaro Morata que falló varias ocasiones claras y que hasta oyó los pitos del público de La Cartuja por su desacierto. A Suecia su plan casi le sale a la perfección cerrándose atrás con muchos hombres y saliendo a la contra con peligro con Isak estrellando un balón en el poste. A continuación resumimos lo mejor y lo peor del partido.


A España nadie le quita el balón


Un 83% de posesión en la primera mitad habla de la superioridad de los chicos de Luis Enrique con el balón. El seleccionador apostó por un tridente en la medular formado por Rodri, Pedri y Koke que controló el tempo del encuentro a la perfección. En la segunda parte, físicamente cayeron y hasta la entrada de Thiago, España no volvió a acechar la portería de un Olsen que fue un muro. No sólo Morata tuvo ocasiones, sino que Dani Olmo y Gerard Moreno estuvieron cerca del gol.


Isak deslumbró en dos chispazos


El delantero de la Real Sociedad fue una pesadilla para la defensa de España. Intervino siempre con criterio y estuvo a punto de marcar tanto en la primera como en la segunda mitad. El poste impidió que el delantero sueco se encumbrara en su estreno en la Eurocopa. Demostró que tiene madera de sucesor del eterno Zlatan Ibrahimovic y demostró una técnica y una velocidad que harán que los mejores clubes de Europa pregunten por sus servicios más pronto que tarde.


El plan B de Luis Enrique funciona


Es cierto que España perdió el control al inicio de la segunda mitad, pero los retoques de Luis Enrique dieron sus frutos terminando asediando la portería rival. Thiago, Gerard Moreno, Oyarzabal o Sarabia demostraron que pueden ser perfectamente de la partida en el segundo encuentro contra Polonia. España tiene un gran fondo de armario y sólo tiene que afinar los instrumentos de cara a futuros encuentros.


Morata, en el foco


El ariete de la Juventus se convirtió en el único delantero centro puro que convocó la selección para este compromiso y no estuvo a la altura de las expectativas. Falló un mano a mano claro y sus intentonas de cara al área rival siempre fueron retenidas por la defensa sueca. El delantero tiene mucho trabajo por delante y debe saber aislarse de unas críticas que van a ser feroces si sigue sin marcar. Esta España lleva dos partidos sin conseguir marcar.


Suecia no propuso juego


Los nórdicos salieron a La Cartuja con el plan bien estudiado: estar juntos y no conceder oportunidades. El ensayo lo clavaron, pero eso no quita que fuesen descaradamente a empatar contra un rival al que no intentaron disputarle el balón. Contaban con jugadores experimentados como Lindelof o Fosberg para haber intentado algo diferente y se la jugaron a la velocidad de un Isak que fue la única nota destacada del equipo amarillo.


El césped impidió cosas


Lo admitió hasta el propio Luis Enrique intentando que no fuese una excusa para no marcar. El césped de La Cartuja no estuvo a la altura de un estadio de Eurocopa. Se veía seco y algunas calvas que hacían que el esférico no rodase con la velocidad necesaria para que España rompiese líneas. Se notó, y de que manera, un cierto paralelismo con la España impotente del Mundial de 2018 cuando Rusia nos apeó empleando un método similar al realizado por los suecos. Quizá deberíamos dejar de ser tan previsibles en los planteamientos. El balón ya no es garantía de triunfo.