Luis Enrique, el gran triunfador de la Euro 2020

La afición española está orgullosa de su selección a pesar de caer eliminada en semifinales

El seleccionador español sale muy reforzado después de haber estado muy cuestionado por crítica, prensa y afición

Luis Rubiales, presidente de la RFEF, declaró durante la Eurocopa que el seleccionador se quedará al frente "hasta que él quiera"

Críticas, ruido y mucha presión. Eso es lo que vivió Luis Enrique desde que hizo pública la lista de 24 jugadores que jugarían la Euro 2020. El clamor era mayoritario y una pequeña canoa era suficiente para acoger a los pocos que creían en él. Ahora, un mes después, ni una flota entera daría abasto.

España se va de esta Euro 2020 sin título (nadie exigía eso), pero la ilusión se ha apoderado de un país que comenzó la competición viendo la televisión por el rabillo del ojo. Las muecas de desaprobación de los espectadores se acrecentaron tras los dos primeros partidos a pesar de que en Las Rozas el grupo se hacía cada vez más fuerte. Y el capitán al frente era Luis Enrique.

Desde el último mono al capitán Sergi Busquets salieron a defender a su entrenador y al vestuario siempre que recibían un golpe duro. ¿Error de Unai Simón de bulto? Piña. ¿Error de Morata desde el punto de penalti? Piña. Y así con absolutamente todo lo que ocurría dentro y fuera de los terrenos de juego.

GettyImages-1233835209.jpg

"Me sentí respaldado como nunca antes en mi carrera. Valoró las cosas que hacía que no tenían que ver con el gol", aseguró Morata cuando más estaba en el candelero. "Tengo plena confianza en él. Es una gran suerte tenerlo a mi lado porque es un entrenador 'top' con un currículum que pocos entrenadores tienen. ¿Renovación? Lo hemos estado hablando y él va a estar con nosotros todo el tiempo que quiera", sentenció Luis Rubiales, presidente de la RFEF.

No había más que hablar. Dentro no había fisuras y fuera, un país entero comenzó a creer. En semifinales España dio un baño a Italia y se decretó el estado de ilusión. Los crueles penaltis echaron a La Roja, pero no faltaron mensajes de apoyo. Honor, orgullo y sacrificio fueron las palabras más repetidas. Y en el horizonte, un deseo: Que llegue ya el Mundial de Qatar 2022.